Conectate
To Top

Adicciones en la Adolescencia ¿Cómo Prevenirlas?

Los expertos coinciden en que los jóvenes que tienen una buena relación con sus padres tienen menos riesgos de probar las drogas e incidir en adicciones en la adolescencia.

La adicción es un estado de compulsión, obsesión y preocupación que esclaviza la voluntad y el deseo de la persona, es cualquier proceso que se usa para evitar o eliminar cualquier realidad que sea para nosotros intolerable o dolorosa.

Las adicciones en la adolescencia son un signo claro de la falta de amor del joven por sí mismo y de la carencia relacional y afectiva con sus relaciones significativas: familiares, amigos, entorno.

La presencia de los padres en la vida del adolescente

Como padres, jugamos un papel importante en la decisión que toman nuestros hijos de no consumir drogas. Tanto es así, que dos terceras partes de los jóvenes entre las edades de 13 a 17 aceptan que el riesgo de perder el respeto y orgullo de sus padres, son las razones principales por las cuales no fuman marihuana o prefieren no consumir drogas.

Aquellos niños que tienen una buena relación con sus padres, están menos propensos a involucrarse en adicciones de cualquier tipo. Por lo general, los jóvenes se apoyan en las adicciones cuando se sienten solos o abandonados por sus padres, quieren llamar la atención o no tienen nada más constructivo que hacer.

Las palabras y acciones de una madre sí hacen la diferencia

Para muchos de nosotros, esa sabiduría y consejos maternales que recibimos de nuestras madres y abuelas nos han servido de guía en la vida y nos han brindado confianza en nosotros mismos. El hecho de tener una conversación franca con una madre, le brinda a cualquier hijo la oportunidad de tener un mejor entendimiento de cómo afrontar los retos que nos presenta la vida cotidiana.

Los padres son piezas clave en la prevención de adicciones en la adolescencia

Lo anterior no se da por arte de magia. Hay una frase que me encanta escuchar de mi esposo Tomasz, él dice que para poder llegar a este nivel de confianza con los hijos, lo importante es “saber llegar a tiempo”. En efecto, la adolescencia es la segunda oportunidad que tenemos los padres para hacerlo mejor, pero aún así, ya es un poco tarde.

Los padres tenemos una posición clave para prevenir las adicciones en la adolescencia de nuestros hijos. Es importante fomentar buenas costumbres desde que son pequeños y hacer que disfruten de la vida en familia. Por ejemplo, fomentar la costumbre de comer juntos, establecer una rutina de reunirse para dialogar con los hijos, realizar deporte con ellos, cuidar los ambientes y amistades que frecuentan, así como educarlos en valores y virtudes.

Todo esto ayudará (desde muy temprano) a establecer una buena relación y comunicación familiar y a ellos, a no tener miedo de poder hablar acerca de las drogas y otros temas tabú con sus padres.

adicciones en la adolescencia

Cómo ayudarlos en la vida diaria

Con el fin de mantener fuera las adicciones en la adolescencia y promover una relación emocional sólida con los hijos, implementa hábitos sencillos en su rutina diaria, tales como:

  • Semanalmente separa tiempo para participar con tus hijos de alguna actividad especial, como disfrutar de una caminata, ver una película en familia, o quizá una ronda de algún juego de mesa, la idea es que también se preste para entablar temas de conversación con ellos.
  • Celebra reuniones familiares a menudo en las que cada persona tenga la oportunidad de conversar sin interrupciones y donde sólo se promuevan aportaciones constructivas.
  • Si es posible, trata de estar en la casa a la hora en que tus hijos regresan de la escuela. De lo contrario, coordina que tus hijos reciban algún tipo de supervisión adulta. Por ejemplo, pedirle a algún familiar que pase por tu casa de vez en cuando.
  • Come con tus hijos tan a menudo como te sea posible. Utiliza dicha oportunidad para discutir diversos temas con ellos como por ejemplo, noticias o eventos de actualidad, sus intereses, la música popular, la moda o cómo les va en la escuela, sobre sus amistades, entre otros.

Evitemos las adicciones en la adolescencia haciéndonos presentes en la vida de nuestros hijos.

Es responsabilidad de los padres saber qué hacen los hijos

Además de establecer reglas claras y límites, debe ser nuestra prioridad saber contestar las siguientes preguntas respecto a las costumbres de nuestros hijos: ¿con quién están compartiendo su tiempo?, ¿qué están haciendo o en qué actividades participan?, ¿a dónde van y cuándo regresarán a casa?, ¿en dónde se encuentran en este preciso momento?.

Las adicciones en la adolescencia no surgen de un momento a otro, se hacen presentes desde el momento en que nos desentendemos de nuestros hijos.

¿Qué consejo podrías darle a tu hijo para prevenirlo de las adicciones en la adolescencia?

En un diálogo cercano, podrías mencionarle algo como: “Hijo, tu cuerpo y tu mente son muy valiosos y tienes que cuidarlos mucho. Por eso, si alguien te ofrece drogas o alcohol, di que NO. Debes quererte a ti mismo, tu familia te queremos mucho. De igual modo, es importante que nos digas siempre cuando alguien te ofrezca drogas, alcohol o cigarros y aléjate de inmediato de esa gente mal intencionada”.

Esto es solamente un ejemplo, pero puede servirte de guía para construir tu propio diálogo.

Participa en la vida de tus hijos

Ser partícipe de la vida de tus hijos tiene muchas recompensas. La primera es prevenir las adicciones en la adolescencia y evitar un sinnúmero de comportamientos riesgosos. Pero también, atesorar hermosos recuerdos, importantes conversaciones, una relación más profunda con ellos y la oportunidad de verlos crecer hasta convertirse en seres humanos saludables y adultos responsables. El simple hecho de compartir tiempo con tus hijos los ayuda a mantenerse libres de la tentación de las drogas.

Los padres tenemos que propiciar situaciones que nos permitan establecer y fortalecer los vínculos de comunicación con nuestros hijos para evitar a toda costa las adicciones en la adolescencia, no basta con hacer acto de presencia, es indispensable interactuar con ellos armoniosamente.

Si deseas profundizar más sobre el acompañamiento en educación de los hijos, te recomiendo leer los 4 Pilares Básicos para Educar a los Hijos.

 

Referencias:

Arzú de Wilson, Mercedes “Amor y Familia”  Ed. Trillas, México 2002.

Mundo Aranda, Imelda “Manual de Orientación Educativa para Adolescentes” México 2006.

 

More in ADOLESCENCIA