Conectate
To Top

¿Amante yo…? La fórmula que los mantiene interesados

Antes de casarnos nos dan muchas recetas y consejos para ser una buena esposa. Cuando nos convertimos en madres aprendemos en la marcha, y con la práctica, cada vez lo hacemos mejor. Incluso cuando queremos emprender un negocio hay muchas instrucciones y consejos para ser un buen profesionista.

Sin embargo, ¿ser amante? ¡Uuuuuyyyyy! Ese tema ni tocarlo. Nadie nos enseña a ser un amante. El término de “tener un amante” es causante de tanto dolor y desilusiones, que se relaciona con tener relaciones sexuales -que puede saciar una necesidad inmediata- y con la destrucción de matrimonios.

Más allá de lo anterior, ¿qué beneficios recibe quien busca un amante? ¡Si no se recibieran beneficios no se tendrían amantes!

4 cosas que brinda un amante

Sin embargo, ¿qué tal si aprendieras a ser la “amante” de tu esposo? Quizá pueda resultar…

1. Confía en él

La amante no le está recordando todo el tiempo las responsabilidades, solo confía en que lo hará y lo motiva a hacerlo. Motivar no es recordar el deber, sino empoderar el “querer hacer” y eso dice que confías en él.

Si te preocupan los pagos, las deudas o diversas situaciones que no está en ti la solución, sino en tu cónyuge ¿para qué te preocupas por anticipado? Permítele ocuparse de ello y confía en que logrará resolverlo. 
Esa confianza que le hagas sentir le ayudará como impulso a lograr sus objetivos.

¿Cómo es tu postura frente a quien dices amar?

amante

2. Disfruta el presente

La amante está en lo que está. Cuando llega a quien espera se dedica a él plenamente haciéndole sentir esperado, sin que nada ni nadie se interponga entre los dos; ni un teléfono, la televisión o incluso los niños. Su mirada es para quien ama cuando le habla y escucha atentamente. No está pendiente de si llegó tarde o no, de si cumplió o no, y tampoco de si se va a ir o no. La amante disfruta del momento presente que está con su amado, lo toma como un regalo y lo agradece.

Ser amante requiere de un tiempo y espacio específico, y el tiempo para estar se crea, no se agenda porque eso provoca monotonía. Más bien, tiene que fluir como el río que conforme va avanzando va sorteando las piedras que encuentra en su camino.

Estar y disfrutar el presente también se aprende y con la práctica, se logra, aunque estén los hijos, aunque tengas una casa por limpiar, actividades por hacer… El simple hecho de aprender a vivir en el presente te va a fortalecer.

¿Qué dice tu entorno?amante

3. Evita controlar

Un amante mantiene su distancia, no pretende controlar a quien ama, le permite ser.

Una persona con autoestima elevada no pretende controlar el actuar de los demás y eso provoca que quienes la rodean, quieran estar a su lado porque les hace sentirse bien. Por el contrario, si se sienten atadas, sin libertad, el primer deseo que surge es de querer salir corriendo.

”
Si amante quieres ser, deja de exigir y comienza a dar, que con eso vas a recibir más de lo que incluso puedes pensar”.

Piensa por un momento, cuando vas a dar un regalo, solo por el gusto de darlo ¿qué esfuerzo y empeño le dedicas para elegirlo? Y cuando tienes la obligación de hacerlo ¿con qué actitud lo adquieres? Cuando se quiere sin tener la obligación, casi siempre queremos dar más…

¿Qué dicen tus mensajes?

amante

4. No recurre a la crítica

La clave de ser buen amante está en la motivación. ¿Te gustaría y buscarías a alguien que te hace sentir mal? Nooooooooooo, si lo haces quien está en problemas eres tú no quien te lo dice.

A nadie nos gusta que nos ataquen o que nos critiquen, a todos nos gusta que nos digan lo bien que nos vemos, lo bien que hacemos las cosas y que reconozcan nuestros esfuerzos. La amante lo hace, por eso es buscada y no tiene que estar buscando. ¿Lo cachas? Si sientes ganas de atacar en lugar de querer motivar, revisa tu autoestima para que no quieras competir y sepas actuar de la mejor manera.

¿Cómo eliges bailar la música que te ponen?

amante

Confiar, estar presente, sin controlar y motivar son acciones que en una relación se aprenden y es entonces cuando el primer beso deja de ser un reto y se convierte en un rezo.

En el libro Matrimonio, ¿beso, reto o rezo? vas a encontrar muchas estrategias para practicar y aprender a ser y tener un amante que haga desaparecer el estrés, y así logres tener la relación que quieres tener.

Qué piensas de lo anterior ¿Crees que ser un “amante” en el matrimonio es importante?

More in MATRIMONIO Y FAMILIA