Conectate
To Top

Disciplina y establece límites con amor

La familia es lugar en donde los hijos aprenden a amar a compartir, a esforzarse, en donde se sienten seguros, felices, amados.

*Este tema viene ligado al artículo anterior ¿Cómo lograr una buena comunicación con tus hijos?

La Familia, es donde los hijos aprenden a amar a Dios, a rezar, a practicar los valores. Cuidar a tu familia y el ejemplo que les das a tus hijos, es el tesoro más grande.

Sigue estos 6 elementos fundamentales para disciplinar y establecer límites con amor.

1) Enseña con el ejemplo

Si decimos cosas como, “deja de gritarme” y yo lo digo gritando, o humillamos con nuestra actitud, estamos enseñando precisamente eso mismo que estamos haciendo.

Nuestra forma de comportarnos, enseña más que nuestras palabras. Los niños aprenden lo que ven. Si notan mi esfuerzo por ser mejor persona, ellos también descubrirán que la felicidad se encuentra dentro de nosotros y que la podemos tener si así lo deseamos.

2) En lugar de castigar, usa consecuencias lógicas

El castigo físico (golpes, maltrato) además de generar violencia en los niños, deja en ellos una sensación de baja estima y les dispone a repetir el mismo comportamiento en cualquier momento, pues el niño ya “ha pagado” por su travesura o mal comportamiento con aquella reprimenda que le han dado sus padres, así que buscará la manera de desquitarse.

Para disciplinar con más éxito, podemos echar mano de las consecuencias naturales y las lógicas.

Consecuencias Naturales: Se dan naturalmente y lo que debemos hacer es no evitarlas, o sea, dejar que el error del niño tenga su consecuencia.

– Si dejas tus plumones destapados, se van a secar y no vas a poder usarlos más. (No comprar nuevos por un periodo).
– Si olvidas tu lunch, vas a tener hambre en el recreo.

Consecuencias Lógicas: Son las reglas que ponemos en casa que están relacionadas con la conducta no deseada del niño.

– Juan con frecuencia llega tarde a comer, la familia lo espera a regañadientes para comer juntos. Se le ha pedido que venga antes, pero no hace caso. La consecuencia lógica puede ser: comer sólo, o la comida sin calentar, o se prepara su propia comida.
– Marisela deja sus juguetes tirados constantemente. Mamá los recoge, pero Marisela no los puede usar en una semana.

En vez de reaccionar con furia ante una conducta, mejor actúa con calma y sensatez. A medida que las reglas de convivencia se cumplen, las relaciones familiares son más gratas y cordiales.

3) Importancia de establecer límites

”No castigo”. Sí consecuencias – responsabilidad de los actos.
“No golpear”. Los golpes humillan, bloquean la comunicación y crean sentimientos de rencor.

Es importante que los niños sepan qué se espera de ellos.

Ej: Supongamos que tengo una casa de campo y te invito a pasar el fin de semana. El viernes te asigno una habitación para que duermas pero no te digo a qué hora vamos a desayunar al día siguiente, no te digo en dónde puedes tomar un baño o los lugares básicos de la casa por si tuvieras alguna necesidad durante la noche… Te duermes un poco intranquilo porque no sabes nada de lo que se espera de ti.

Sin embargo, si yo te explico antes de acostarnos todo lo que vamos a hacer al día siguiente, te aseguro que duermes más tranquilo. El saber las reglas me da seguridad, pues a los niños les pasa lo mismo.

Si el día que llego de malas me pongo furioso porque está jugando con la pelota adentro de la casa, pero al día siguiente que estoy de buenas, lo reto para ver quién domina mejor el balón adentro de la casa, entonces lo confundo. No va a saber qué es lo que está bien y qué está mal, ni qué se espera de él. Debemos de ser consistentes.

Debemos escoger las reglas de nuestra casa.

Las más importantes, por lo tanto pocas y explicar el porqué de tu decisión. Esto le habla al niño de respeto y le ayudará a desarrollar su autonomía al conocer las razones de la misma (comprensión lógica de la regla).

Conforme los hijos van creciendo, podemos negociar algunas reglas (si puede salir con los amigos, si pueden dormirse un poco más tarde…).

El niño necesita límites para no sentirse “perdido” y “descontrolado”.

Amor y disciplina van juntos ya que un niño difícilmente aceptará la disciplina si no se siente verdaderamente amado y aceptado por sus padres. O sea que la primera condición para una disciplina eficaz, es la aceptación, el respeto y el amor y una buena relación con nuestros hijos.

4) Reglas en casa

Hay que poner pocas pero importantes, claras y adecuadas para la edad de los hijos y siempre pegadas a la realidad. Es importante definirlas en pareja y hacerlas cumplir con amor, pero con firmeza.

A fin de no deteriorar la relación con el niño, las reglas deben de ser impersonales de tal modo que cuando tu hijo siente un conflicto por que la regla no le gusta, no se transforme en algo entre tú y él, sino algo entre la regla y él.

Es bueno hacer un horario, ejemplo para familia con niños pequeños:

• 7:00- levantarse
• 2:30- Comida
• 4:00- Hacer tarea
• 5:00- Tiempo libre, juego
• 6:30- Baño
• 7:00- Cena (se puede poner ½ hr de TV después de cenar siempre supervisando lo que ven)
• 8:00- A dormir

También es bueno hacer un cuadro con las responsabilidades del hogar que cada quien tiene.

• Lupita: lava los platos de la comida.
• Juan: limpia la mesa y trapea el piso después de la comida.

Se pueden establecer también algunas reglas como:

• Si repruebas un examen, no se puede ver la TV durante toda la semana para que tengas más tiempo de estudio.
• Si no llegas a tiempo para comer, tú te calientas la comida y levantas todo lo que ensucies.

Tanto las reglas, como las consecuencias (desde ahora ya no les vamos a llamar castigos, porque no lo son. Son las consecuencias de sus actos, de los que se tienen que hacer responsables: acto bueno-consecuencia buena, acto malo-consecuencia mala) deben de ir acordes al acto cometido.

5) Tres aspectos importantes en la vida de tus hijos

• Fomenta el Juego

El juego es un medio para aprender un sinnúmero de cosas, estimula todos los sentidos y ayuda a desarrollar cuantiosas habilidades. Muchas personas creen que los niños al jugar están perdiendo el tiempo y eso es un gran error.

Los juegos que involucran movimientos del cuerpo, les proporcionan coordinación motora gruesa (gatear, brincar la cuerda, escalar…).

Los juegos que involucran las manos (ensartar sopa de pasta, llevar y traer cochecitos, colorear…), les da coordinación motora fina. Estos ejercicios de coordinación, son la base para la escritura.

Los juegos que involucran la imaginación (jugar a la comidita, al astronauta…), la memoria y la atención (lotería, ajedrez, rompecabezas…) desarrollan la inteligencia y la habilidades mentales.

Cualquier juego hace que las neuronas trabajen, lo cual estimula, desarrolla y agiliza la inteligencia.

Al jugar con tu hijo, le demuestras amor e interés, pues sin palabras le estás diciendo que él es importante para ti, que te gusta estar con él porque te diviertes, la pasas bien en su compañía.

• Fomenta el descanso

Cuando el niño no duerme lo suficiente se ve afectado en su desarrollo, tiene dificultades para concentrarse, está de mal humor, irritable, hiperactivo y se enferma con más facilidad.

Cuando tú no duermes lo suficiente, ¿no te pasa lo mismo?

• Evita lo más posible la televisión

La televisión no ayuda al desarrollo de la inteligencia y por lo general nos enseña pocos valores. No dejes que tus hijos la vean más de 1 hora al día y siempre supervisa lo que están viendo.

Las telenovelas que ven los adultos, también nos enseñan muchos antivalores que dañan nuestras relaciones humanas. Aprovecha tu tiempo en cosas que te hagan crecer y que desarrollen tu inteligencia.

6) Comprométete con tus hijos y edúcalos para que sean niños felices.

Tus compromisos:

• Voy a hablarles amablemente y con respeto a mis hijos.
• Me voy a fijar en lo que hacen bien y se los voy a decir.
• Voy a dedicar por lo menos 15 minutos todos los días para estar con mis hijos, jugando o platicando de lo que a ellos les interese. (Sin Smartphones, tablets u otras cosas que te distraigan).
• Voy a procurar tener mejor comunicación con mis hijos, hablando con cada uno por lo menos una vez por semana. Y haré lo mismo con mi pareja.

Ser padres es la mejor y más exigente profesión del mundo.

“¡Disfruta a tus hijos, no los sufras!”

Si te ha sido de utilidad, comparte este contenido con tus amistades.

Autor invitado:
Gloria Barroso

More in EDUCACIÓN