Conectate
To Top

El Parto ¿Cómo fue mi experiencia?

Ahora sí, a escribir se ha dicho. Tenía días queriéndome dar un tiempo para contarles un poco sobre la experiencia de mi reciente parto.

Se llegó la hora

Tengo que confesar que Diosito me ha dado el regalo de dar a luz muy rápido en los dos partos naturales que he tenido. El trabajo de parto de mi primera hija de principio a fin duró 6.30 horas y el segundo 4.30 horas.

Mi esposo dice que si no me saca a tiempo de la casa soy capaz de dar a luz en la regadera (el agüita caliente me ayuda a reducir el dolor de las contracciones), y es que al parecer tengo una buena resistencia al dolor. Bueno tampoco tanto porque una vez que llego al hospital con casi 10 de dilatación, lo único que quiero es que me saquen a la criatura o soy capaz de asesinar a alguien (en sentido figurado claro jaja).

Echando mano de mis recursos

En ese momento cuando por fin logramos arribar al hospital tenía las contracciones a tope. Por fortuna en mi primer embarazo mi esposo y yo asistimos a un curso psicoprofiláctico que nos brindó bastantes conocimientos y herramientas para poner en práctica antes, durante y después del parto. Con el segundo embarazo, uno piensa que ya lo sabe todo y que no es necesario retomar ningún “cursito” o por lo menos, darle una repasadita a aquellas cosas que te podrían ser de utilidad, como las respiraciones para distraer el dolor de las contracciones y esas cosas ¡Error!.

Para mi fortuna, una semana antes del parto había llegado a casa mi querida tía Rosita, hermana de mi mami (quien falleció cuando yo tenía 11 años). Mi tía pasaría conmigo esos días previos y posteriores al parto. Ella es Instructora de Psicofrofilaxis y Doula, además de Psicóloga y Osteópata. Así que ya se imaginarán, días previos al parto, me puso en entrenamiento intensivo, aunque también me consintió bastante dándome unos masajitos de reflexología y otros masajes especiales para embarazadas ¡una delicia!

Pero no fue solo terapia física, mi tía y yo charlamos de tantas cosas de la vida por esos días que para mí fue como una depuración emocional previa al parto. Además, repasamos todas las lecciones del psicoprofiláctico, en especial las respiraciones (no se imaginan como me ayudó recordarlo durante el trabajo de parto) me sorprendí a mi misma en la fase de borramiento o dilatación llevando el dolor con muchísima más paciencia, me sentí más controlada y enfocada (eso no quita que las contracciones duelan como la fregada, quien ha parido sabe de lo que hablo).

Con mi primera hija no fue así, pese que tomé el curso psicoprofiláctico todo se me olvidó a la mera hora, y para controlar el dolor se me ocurrió jalarme de los cabellos ¿pueden creerlo? antes no me quedé pelona. Me decía a mi misma – no me pueden doler dos cosas a la vez- así que o me duele la cabeza por jalarme de los pelos o me duele el vientre por las tremendas contracciones – Pues ya ni me acuerdo si me funcionó o no, pero opte por jalarme del cabello… ¡Qué barbaridad!

Bueno esto con mi primer trabajo de parto, ya en el segundo tuve que ser más fuerte incluso porque mi hija Paulina de dos años y medio me veía asustada justo antes de salir al hospital. Así que no me quedó de otra que usar mis recursos, verme y sentirme más fuerte :)

La llegada de Francesca

Gracias a Dios todo marchó muy bien y muy rápido, en menos de dos horas una vez habiendo llegado al hospital ya estaba dando a luz a mi segunda hija después de unos cuantos pujos. Tengo que reconocer que en ambas experiencias de parto tuve un equipo médico y auxiliar sumamente humano que me hizo muy fácil el proceso. Creo que a la hora de decidir en donde darás a luz a tu bebé, es muy importante tomar en cuenta que realmente te sientas acogida, atendida y respetada. La maternidad y el equipo médico que escogimos por segunda vez consecutiva, cumplió fielmente con su misión.

parto

parto

parto

parto

parto

parto

La tía Rosita

parto

parto

¡Bienvenida Francesca!

Consentida es poco

¡Ah! y antes de que se me pase contarles, mi tía Rosita como ya vieron es un estuche de monerías. Además de toda su formación profesional, es una súper Chef, así que durante los 20 días que estuvo con nosotros en casa, nos consintió cocinando delicia tras delicia.

El problema es que todo el peso que me ahorré durante el embarazo (solo aumenté 14 kilos), me los gané en 15 días comiendo las ricuras de mi tía :(  pero barriga llena corazón bien contento :)  Pensé… ¡hay tiempo para todo! Y mi tía no siempre estará aquí conmigo, ella hace todo esto por mí y para mi familia, así que no se lo pienso despreciar en lo absoluto.

Entonces, a ver ahora como me deshago de estos 4-5 kilitos que me gané por comelona jajaja 😉
Miren nada más algunas de las cositas que nos preparó la tía Rosita ¿lo despreciarían?

postres

 

 

  • Gloria Ceja

    Pero que hermoso lo que nos compartes Ana!!! Me hiciste recordar mis partos! 😀 Felicidades por Francesca y todas las bendiciones que les rodearon! Dios les bendiga! Un abrazo grande a la hermosa familia!

    • http://www.mamapasoapaso.com Ana Del Toro

      Gracias Gloria por tu lindo comentario! Cuéntanos un poco sobre tu experiencia ¡nos encantará conocerla! 😉

    • http://www.mamapasoapaso.com/ Ana Del Toro

      Gracias Gloria por tu lindo comentario. Compártenos por aquí un poco de tu experiencia ¡nos encantará conocerla! 😉

  • http://thesweetmolcajete.com/ Michelle Chavez

    Por fin puedo comentar, tuve que log in con twitter para hacerlo jeje. Pero me encantó leerle Lupita! Me encanta leer de la fortaleza, amor y paciencia que mujeres tan lindas como tú experimentan a la hora de dar a luz. Te digo que me encanta leer historias de parto jeje. Gracias por compartir tu linda experiencia y felicidades por tu bella bebé. Un beso

More in EMBARAZO Y BEBÉS