Conectate
To Top

¿Estás lactando y vas a volver al trabajo? Aquí algunos consejos para lograrlo

Hoy inicia la Semana Mundial de la Lactancia. Como todos los años desde 2012 me entra un sentimiento de nostalgia muy fuerte.

No han habido momentos de mayor conexión con mis hijos que cuando los amamanté. ¡Fue maravilloso! Al principio me costó, aún con mi segundo hijo, pero una vez establecido el proceso no pudo haber una cosa mejor. Ver cómo iban creciendo, sanos, cachetones, regordetes, sólo con mi leche. Descubrir día a día la evolución que pasaba ante mis ojos: primero solo ruiditos, después miradas, cariñitos, roces y risas. Es de lo mejor que me ha pasado, de verdad, son momentos que atesoro en mi corazón y en mi memoria.

Mi hija mayor tomó leche materna por 24 meses menos una semana, en un proceso muy fácil, sin lucha ni sufrimiento de ninguna de las dos. Con ella todo fue muy fácil.

lactancia materna

 

Hace 4 años mi hijo se despidió de la lactancia, por decisión propia, después de 15 meses de idilio. El último día que mi hijo que se pegó fue precisamente en el primer Big Latch On en México. Fue su regalo de despedida.

De vuelta a la oficina

Mis dos procesos de lactancia fueron muy diferentes. Con mi hija mayor estuve sin trabajar desde que nació hasta que tenía 19 meses, así que cuando volví a una oficina ella ya sólo tomaba “tatita” en las mañanas y en las noches, a veces más veces durante el fin de semana, pero no tuve necesidad de extraerme leche. Con mi hijo fue otra historia. Volví a trabajar de tiempo completo a sus 14 semanas. Fue un proceso muy fuerte para mí, obviamente para él también, aunque se adaptó rápidamente. Fue doloroso. Es muy difícil dejar a tu bebé para volver a la oficina, y sabía que venía un reto muy fuerte. Pero lo logramos, ¡por 12 meses más!

El objetivo de este post, además de contar mis propias experiencias, es el de ayudar a las mamás que están empezando con sus procesos de lactancia y que desean continuar a pesar de su regreso a la vida laboral. Aquí enumero los consejos que yo le daría a cualquier mamá que quiera seguir lactando a su bebé – tomando en cuenta que para ese momento ya debe tenerse una lactancia establecida y exitosa.

19 consejos para continuar la lactancia materna después de regresar al trabajo

  1. Cómprate un sacaleche eléctrico, es la mejor inversión. Te ahorrará mucho tiempo que en este momento es MUY valioso. Y usa blusas o prendas que sean fáciles para acceder, tal como lo haces con el bebé.
  2. Cerca de los 3 meses comienza a darle algunas tomas (¡muy pocas!) con un biberón, pero solo para que sepa como mamar de botella. Yo te recomiendo muchísimo los chupones Medela Calma, ya que imitan el flujo del pezón materno y no son tan “fáciles” como los otros se venden en el mercado, con los que el flujo es continuo. Esto hará que no haya confusión y que el bebé no se acostumbre a solo tomar en mamila. Los chupones Medela Calma se adaptan a cualquier biberón que no sea Avent (hasta los mas baratos del supermercado).
  3. Comienza a hacer tu banco de leche entre los 2.5 y 3 meses, a menos que seas una vaca lechera y tengas muchísima leche y puedas sacarla desde antes. A mí siempre me salió solo la leche suficiente para mis hijos, así que no quería quitarles tomas directas si no era necesario.
  4. Fija tus horarios de extracción desde un principio y comienza religiosamente una o dos semanas ANTES de volver al trabajo. Yo me extraía al despertar, a las 11 a.m., a las 3 p.m. y ya llegando a casa lo primero que hacía era “pegármelo”, y lo mantenía a libre demanda.
  5. Aunque no lo creas, graba el llanto de hambre de tu bebé, y óyelo unos 10 minutos antes de comenzar la extracción. Es increíble, pero te baja la leche.
  6. Oye música que te relaje, tal vez la que oías con tu bebé en la panza, o la que usas cuando lo duermes. Cualquier cosa que te lo recuerde, ayuda.
  7. Pide a tu empresa que te acondicionen un espacio, aunque no sea un lactario en forma, deben ayudarte con eso, por ley. ¡No lo hagas en el baño!
  8. Conoce tus derechos. Debes de tener 1 hora libre para lactar, tú decides cómo usarla (llegar más tarde, irte más temprano, sacarte leche en varias ocasiones en horario laboral, etc.).
  9. Promueve MUCHO la lactancia nocturna, no le des mamila en la noche! Te aconsejo esto porque el mejor consejo que me dieron cuando volví a trabajar, fue darle de un solo pecho durante la noche y así el otro me amanecería super lleno y me daría para sacarme una toma entera. Además, la noche es el momento en el que los dos pueden re-conectarse, y eso ayuda mucho para continuar con una lactancia exitosa. Haz colecho para que sea más fácil para ti, y aprende a darle pecho acostada, así puedes descansar más.
  10. Tu producción seguramente va a disminuir. No te asustes, es un nuevo cambio al que tu bebé y tu cuerpo se van a adaptar. Al principio te va a aterrorizar ver que con el sacaleche solo te salen una, dos, tres onzas…. Te adaptarás. Y no se te acabará la leche. Lo más importante es que estés convencida y con mente positiva. ¡Es 95% cuestión de actitud!
  11. NUNCA pienses que tu bebé no está obteniendo leche suficiente cuando toma directo de tu pecho; por más bueno que sea tu sacaleche, nunca va a extraer la misma cantidad que la que saca tu bebé. Por eso es importante seguir con las tomas directas en todo momento que estés con tu bebé, la succión que ejercen con su boca estimula de manera positiva tus pechos.
  12. Toma cápsulas de fenogreco, las consigues en tiendas naturistas.
  13. Usa aceites esenciales de Albahaca e Hinojo de Doterra, diluidos con aceite de coco fraccionado, aumentan la producción.
  14. Toma agua de horchata de avena – agua, avena, canela y azúcar, miel piloncillo, stevia o cualquier otra cosa para endulzar, todo licuado y colado. Y MUCHA agua simple, siempre a temperatura ambiente, no fría.
  15. Homeopatía – hay algunas fórmulas especializadas para producir más leche.
  16. Cuando dejes las tomas en la guardería o con quién cuide a tu bebé, y no acompletes las cantidades, siempre divide tu leche en partes iguales para que, si es necesario, solo completen con fórmula las onzas que falten. Por ejemplo, yo tenía que dejar 3 tomas de 5 onzas diariamente, y solo me salían mamilas de 4. Dejaba esas listas para ser recalentadas/descongeladas y las cuidadoras solo hacían una onza y completaban la toma. Eso es mucho mejor porque domina el sabor y la textura de tu propia leche y no la de la fórmula.
  17. Cuando el bebé comience su proceso de ablactación, no bajes la guardia. Tu leche sigue siendo parte indispensable de su dieta, mientras menos tomas haya, más disminuirá la producción.
  18. Relájate, estar estresada no te ayudará. Tómalo como un momento de relax.
  19. Como con todas las cosas de nuestros hijos, el volver al trabajo y seguir con la lactancia es un reto. Hay muchas cosas que jugarán en tu contra, pero te aseguro que estarás aún más orgullosa cuando voltees y digas: “lo logré!” Y tu bebé lo agradecerá.

Compartenos en comentarios tu consejo #20 y juntas completemos la lista 😉

Tal vez te gustaría leer Caldito de pollo para la culpa – Mamis que trabajan. Si quieres recibir más contenido valioso Suscríbete al blog.

A continuación te comparto más contenido de las #BloguerasMX con motivo de la #SemanaMundialdelaLactancia


More in SER MUJER Y MADRE