Conectate
To Top

Maternidad o profesión ¿A qué aspiran hoy las mujeres?

Mi percepción de unos años para acá, es que el deseo de ser madre se aleja cada vez más en las mujeres. A lo mejor ha influido que el desarrollo profesional de la mujer está tomando más importancia, o que la misma familia y/o sociedad alientan cada vez más a las nietas jóvenes a trabajar, a hacerse de una carrera y de un trabajo formal para no depender de ningún hombre.

O tal vez será que las mismas mamás actuales hacemos ver la maternidad como algo cansado y difícil; o igual las mujeres sí quieren ser madres, pero lo posponen lo más posible… “hasta que tenga (tengamos) mi casa”, “hasta que viaje (viajemos) por todo el mundo”, “hasta que tenga 40”, “hasta que me sienta (sintamos) lista”… Sea cual sea la razón, la mujer está dándole cada vez más la espalda a la maternidad… O al menos esa es mi percepción.

profesión

Cuando estamos pequeñas jugamos con muñecas y con muñecos, y nos hace gracia el creer que son nuestros bebés. Nada más lejano a la realidad, pues los bebés muñecos no hablan, no sienten, no expresan nada. El cuidado de un bebé real es diferente: es absorbente, demandante y mágico, pues todo tu ser se combina con el ser del bebé para poder darle el mejor de los cuidados, pues es un pedacito de ti que ha nacido y que es completamente indefenso para poder cuidarse por sí mismo.

Soy mamá de 2 pequeños, de 4 y de casi 2 años, y nunca me imaginé la maternidad como la estoy viviendo ahora. Decidí dedicarme a ser mamá de tiempo completo y trabajo desde el hogar, así que la vida diaria en nuestra casa es un pequeño caos, metafórica y no metafóricamente hablando. Cada día es una aventura, a veces siento que soy la mejor mamá del mundo y a veces siento que soy la peor; pero definitivamente ellos siempre me ven como la mejor mamá, y eso me alienta a querer ser mejor y prepararme más cada día.

ser madre

Desde muy joven supe que quería ser mamá. Es uno de mis más grandes sueños realizados. Y también sabía que les dedicaría a mis hijos el tiempo necesario para criarlos en sus primeros años de vida. Sé que esta es una decisión muy personal y cada mamá tiene la libertad de tomarla o de tomar otra diferente. Las respeto a todas y tienen mi gran admiración, porque la maternidad es un gran reto independientemente del tiempo real que estés presente con ellos.

En mi escasa experiencia de casi 5 años como madre de familia, he aprendido (y seguiré aprendiendo) que la maternidad es un gran regalo que incluye algunos detalles que no siempre nos gustan. Y es que ser mamá no es como nos lo pintan las revistas o algunos libros indicándonos técnicas o tips para aplicar y tener hijos educados. No es glamour ni perfección, no hay tiempos exactos ni tanta disciplina (con nosotras mismas y con nuestros hijos). Ser madre te cambia el rumbo por completo… por completo. Y es que ahora sólo estoy hablando de nuestro papel como madres, pero no olvidemos que el hombre participa activamente con su paternidad. El apoyo del hombre en la crianza y cuidado de los hijos es crucial, es sostén, es parte, es el papá.

paternidad

La maternidad es un gran regalo de amor, es la mayor donación que una mujer puede vivir. Pero, ¿por qué nos debe preocupar que la maternidad sea una aspiración de la mujer actual? Porque sin ser fatalistas, es la única manera de preservar nuestra especie. Y no sólo lo digo biológicamente, sino, emocionalmente. Está comprobado que un lugar con niños es más feliz que un lugar sin niños. Sino pregúntenles a los abuelos. Los abuelos se renuevan en sus nietos, se revitalizan y le dan un nuevo sentido a su vida.

No soy científica ni pretendo con estas líneas comprobar científicamente que un lugar con niños es más feliz… sólo me baso en la experiencia, en la experiencia del amor y de mi familia: mi hogar con hijos es caótico, pero feliz. Y esta es sólo una razón, pero existen muchas más; sólo busca en tu interior de mamá y pregúntate si de verdad te gustaría no haber tenido a tus hijos. Creo que nadie diría eso, nuestros hijos nos retan a nosotras mismas, nos cambian, pero también nos llenan de amor, ternura, decisiones nuevas, decisiones muchas veces extremas, pero decisiones al final de cuentas, que nos hacen crecer, que nos hacen madurar, que nos hacen crear un nuevo mundo para nosotras y para nuestros hijos.

querer ser madre

Por eso, tú mamá que me lees, seas de 20, 30, 40 años o más, mostremos la maternidad tal y como es… no la estigmaticemos, no la hagamos ver como un cansancio eterno (a veces parece que sí es, ¡ja!), envolvamos a los demás con nuestras anécdotas de los hijos, hagamos clubes de mamás, desahoguen sus penas entre ustedes (ayuda mucho) y motivemos a tantas jóvenes a ser esas madres que seguramente podrán ser: madres reales y felices, madres entregadas y con esperanza de crear un mundo mejor.

More in SER MUJER Y MADRE