Conectate
To Top

Sexting ¡Nueva era, nuevo vocabulario!

¿Cuánto tiempo permaneces “conectado” en tu vida diaria?

Hoy vivimos en la era de la conexión. Quienes formamos parte de la era tecnológica desarrollamos, al menos, un par de perfiles: el real y el virtual, y ambos, requieren nuestra atención.

En la actualidad, gracias a los celulares, las tablets, las computadoras portátiles y demás aparatos tecnológicos que nos permite el acceso a la Red, pasamos gran parte de nuestro tiempo interactuando con el mundo, conectados, enviando y recibiendo información, enterándonos qué sucede en prácticamente, cualquier parte del planeta. Hoy es una era maravillosa.

Pero toda “moneda” tiene dos caras, y el Internet no es la excepción. Así como la Red nos ofrece la posibilidad de obtener información en cortos periodos de tiempo, o interactuar con personas o familiares que se encuentren en otros países, también conlleva ciertos peligros que a todos, ¡absolutamente a todos!, nos acechan.

Si no estoy online, no existo

En esta era de las redes sociales, uno de los nuevos fenómenos en el que todos estamos inmersos, y mucho más los jóvenes, adolescentes y adultos jóvenes, es la “necesidad” de estar conectado, ya que “si no estoy online, no existo”.

Esta tendencia nos lleva (obvio me incluyo) a buscar subir las mejores fotografías, encontrar una frase creativa para compartir, hacerle llegar a nuestro “público” algo novedoso, para así obtener los mayores “likes”, “RTs”, “FAVs”, comentarios, en sí ganar mayor “popularidad”. Quién quita y nos convirtamos en los próximos youtubers del momento y nos volvamos famosos.

Sin embargo, esta tendencia lleva a fenómenos cada vez más peligrosos, y más aún para nuestros jóvenes, quienes, buscando destacar, realizan acciones cada vez más osadas para obtener la atención de aquellos a quienes consideran cercanos. Y es así como, empieza a hacerse presente el sexting.

¿Qué es el sexting?

Básicamente, es el envío de imágenes o vídeos de contenido erótico, sensual o sexual, realizado (generalmente) por la misma persona, para enviárselo a otras por medio de las herramientas tecnológicas (teléfonos móviles, computadora, tabletas). En otras palabras, es tomarte una foto desnudo(a) o de alguna parte de tu cuerpo, o en ropa interior, o en alguna posición sugerente; o un vídeo mostrando actitud erótica: y enviárselo a alguna(s) persona(s). Eso es el sexting.

Según una encuesta publicada, al menos el 40% de la población brasileña y de América Latina ha practicado el sexting. Es decir, 4 de cada 10 personas. Eso nos podría llevar a pensar que, quizás, podríamos conocer a alguien que ya lo ha realizado.

¿Por qué el sexting es peligroso? ¿Y si es tan peligroso, por qué lo practican?

Hay que aclarar antes de dar una respuesta, que cualquier fenómeno humano es multifactorial, es decir, convergen en él infinidad de factores, por lo que intentar explicarlo considerando únicamente una razón, sería un acto de osadía. Pero eso no evita que podamos comprender cuáles podrían ser esos factores que se hacen presentes para hacer sexting. Entre los que podemos encontrar son:

• Necesidad afectivasexting
• Querer llamar la atención de alguien
• Estar “enamorado”
• Buscar reconocimiento
• Tener valores centrados en la popularidad
• Modasexting
• Competencia con otras personas
• Adolescencia y la creencia de no vulnerabilidad
• Ignorancia
• Presión por parte de la pareja
• Osadía, reto, emoción, aventura
• Libido elevada
• Exhibicionismo

En el caso del sexting y cualquier fenómeno relacionado con el Internet es importante destacar que, aún ahora, existe una falsa creencia en que nuestros datos no son vulnerables. Por lo tanto, muchas personas se ponen en riesgo al tomarse vídeos o fotografías íntimas, creyendo que con mantenerlas guardadas nadie podría tener acceso a ellas. Desgraciadamente, casos como el “celebgates” (celebridades que han sido víctimas de hackeo en sus cuentas personales y afectadas públicamente) nos hacen darnos cuenta que esto no es así.

Además, se cree que aquello que se comparte con personas de confianza, nunca podría vulnerarnos, sin embargo, no se percibe que las personas cambian, los tiempos y las circunstancias también, por lo que, aquella persona que hoy es un amigo muy íntimo, mañana podría ser alguien que pueda dañarnos usando las fotos o los vídeos que se le han enviado.

Bien, sabemos ya los peligros, pero ¿cómo lo prevenimos?

Hoy como padres tenemos un reto aún mayor que el de nuestros propios padres: Educar en el uso adecuado de la Tecnología. A mi entender, es una materia pendiente en la que debemos formarnos como madres y padres.


 

Algunas pautas que podemos aplicar son las siguientes:

1. Analiza si realmente tu hijo necesita un aparato electrónico. Y si lo requiere, pregúntate si el aparato es el adecuado para tu hijo.

Inmersos en la era tecnológica, las compañías multinacionales nos han hecho creer en que es una “necesidad”usarlas para sobrevivir en la vida diaria. Sin embargo, personas, como Steve Jobs, uno de los creadores de las nuevas tecnologías más destacado de nuestros tiempos y padre de familia de nuestra era moderna, siempre fue estricto con sus hijos en el uso de estas herramientas tecnológicas.

2. Enseñar que los aparatos electrónicos son instrumentos.

Como cualquier instrumento, lo usamos en ciertos momentos, cuando es requerido y no todo el tiempo, ni en todo lugar. ¿O acaso andas con tu martillo de aquí para allá golpeando cualquier clavo que veas?

3. Educar en el tiempo permitido para el uso y acceso a Internet.

Aunque esto suene algo “imposible”, es necesario que los padres eduquemos en el tiempo de uso del Internet. ¿O cuál es la necesidad de estar conectados todo el tiempo?

4. El acceso a Internet de los hijos debe ser siempre en un lugar abierto en casa, a la vista de todos, un lugar donde siempre haya un ojo al pendiente.

Acostumbrados como estamos ahora a que cada hijo tenga su propio celular, su propia tableta, su consola de videojuegos con acceso a Internet, su propia televisión en su cuarto… Esta idea de mantenerlos a la vista, suena violatoria de la privacidad de nuestros “retoños”. Bueno, si arman una pequeña “revolución”, siempre podemos alegar que hacemos lo que hacemos porque los queremos. Si es posible, evitemos que cada quien tenga sus “propias cosas”, en verdad que no las necesitan, no morirán si no las tienen, cuidaremos su seguridad y además, formaremos hijos menos egoístas.

5. Edúcalos sobre las reglas del Internet.

Sí, también la Red tiene sus reglas y sus peligros. Si cuidamos que nuestros hijos crucen la calle cuando son pequeños, que siempre estén seguros y que crezcan sanos y fuertes, ¿por qué no hacemos eso con el uso de las herramientas tecnológicas? También es un medio donde, como padres, debemos cuidarlos, ¡y mucho! Enseñar que el Internet es vulnerable, a no hablar con desconocidos, a limitar su red entre personas con las que verdaderamente interactúe, a no compartir información privada, a mantener una actitud preventiva, a no practicar ni fomentar el sexting y muchas otras reglas más, que por seguridad deberá aprender a adoptar.

Por último, tal como lo he escrito antes, y lo seguiré escribiendo. Nuestros hijos requieren firmeza, sí, pero también afecto. Si reciben tu atención, tu cariño, si pueden esperar de ti a una persona que los escucha antes de emitir un juicio (ojo, no un amigo, sino un padre que los guíe), es probable que los estés fortaleciendo para evitar que realicen actos que los puede poner en peligro, como el sexting. Quizás no garantice que nunca lo realizará, pero sí elevas los porcentajes a indicadores muy altos en que este fenómeno pueda ser evitado.

sextingSi eres una mamá que tiene un hijo o hija que ha sido vulnerado(a) por haber realizado sexting, es importante que sepas que aún puedes ayudarlo(a). Es necesario que busquen apoyo profesional que los ayude a reestructurar su propia autoestima, autoconcepto, autovalía, un nuevo plan y proyecto de vida, fortalecerse y seguir adelante.

Insisto, hoy el mundo necesita papás innovadores, con altas competencias en diversas áreas. Nuestros hijos lo requieren. El mundo lo requiere.

Cuéntanos ¿que dificultades encuentras en la educación de la tecnología con tus hijos?

Te invitamos a dejar tu correo para recibir contenido que solo compartiremos con suscriptores.




Encuentra un Curso para ti:


Entender a la Juventud

Entrenamiento en Disciplina Positiva para Padres

Escuela de Inteligencia Emocional

[starbox]

Entradas relacionadas:


¿Tienes un Hijo Adolescente? ¡Conviértete en un Padre Competente!

Adicciones en la Adolescencia ¿Cómo Prevenirlas?

4 Pilares Básicos para Educar a los Hijos 


 

More in ADOLESCENCIA