Conectate
To Top

Todo lo cambia y todo lo mueve ¿qué piensas que es?…

El día de hoy venía conduciendo y escuchando una noticia, que por un lado me apachurró el alma, pero por el otro me abrió a la esperanza.

La noticia en específico hablaba de la situación tan difícil que siguen pasando los refugiados sirios, el panorama tan desolador que aún se vislumbra para ellos y para sus familias. Sin embargo, países de la Unión Europea como Finlandia abrían las puertas de sus hogares para recibirlos.

Una madre soltera finlandesa decía… “cuento con una habitación disponible, comida para alimentar a un niño y hasta puedo instruirlo en el idioma finlandés…” A éste nivel de generosidad se abrió esta población a las necesidades tan grandes que presenta hoy en día la sociedad de refugiados sirios. ¡Realmente admirable!

Es probable que no recibamos refugiados sirios en nuestro hogar, pero sí podemos ayudar a los que están más próximos a nosotros. Y no solo con ayuda material a quienes lo necesitan, sino con nuestra ayuda moral… ¿Cuánta gente vive en profunda soledad o depresión a nuestro al rededor? Incluyendo familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo… Y ¿qué hacemos para ayudarlos?

Recordemos que lo que en verdad hace la diferencia es el AMOR.

More in Inspiración