Conectate
To Top

7 hábitos que tendrás que cambiar por tus hijos

Nuestros hábitos como mujeres y madres tienen que ir de la mano.

Decidí escribir este artículo pensando en que los hábitos que debemos formar como mujeres y como madres, son una fusión entre las cosas que hacemos de natural y lo que debemos trabajar una vez teniendo hijos.

Te enlisto siete que creo pueden ayudarte:

 

 1) Hablar menos, conversar más

Estamos acostumbrados a hablar mucho, platicar del tráfico, de lo que pensamos hacer de comida, de lo que vimos en la televisión, pero ¿dónde queda el: ¿Cómo te fue en el día? ¿qué aprendiste hoy? ¿cómo te sientes respecto a tal situación? Claro que la profundidad de la conversación va de acuerdo a la edad del niño. No le vamos a pedir a un pequeño de 3 años que nos platique si está de acuerdo o no con el sistema educativo que le brinda su colegio, pero si podemos preguntarle qué fue aquello que más le gustó de su día y lo que no.

2) Dejar de ver nuestro celular cada 5 minutos

El mundo no se va a acabar porque seas la última en contestar en tu grupo de WhatsApp, tus hijos te observan y te necesitan. Nosotros nos molestamos cuando estamos con una persona y esta no deja de checar su celular mientras le estamos hablando. Tu hijo no va a molestarse contigo pero va a entender el mensaje, “lo que hay en este aparato es más importante que yo”.

3) Jugar más

Si bien es cierto que la educación se recibe en casa, no puedes hacer de cada momento un momento de lección. A veces está bien romper las reglas: hacer desorden en la sala para tener espacio para jugar, desvelarse un día viendo una película, usar una pintura de uñas vieja para colorear, jugar en el lodo… Esto no significa que seas una mala madre o que “estés mandando señales confusas” siempre y cuando tu hijo este consciente que hay momentos especiales en los que se puede variar la rutina y que después tendrán que limpiar aquello que hayan desordenado.

4) Leerle antes de dormir

Es más fácil dejarles el iPad, ponerles música y cerrarles la puerta esperando lo mejor, pero es necesario para ellos compartir este momento contigo. Estudios demuestran que los niños a quienes se les lee por lo menos 20 minutos al día, al momento de cumplir 15 años están hasta un grado más avanzados que los jóvenes de su edad.

5) Apagar la televisión

Es necesario para su crecimiento desarrollar su imaginación, no te excuses en lo que los canales para televisión de bebés te dicen sobre cómo los colores y sonidos que te presentan ayudarán para su desarrollo mental. Necesitan aprender a jugar, a pensar, a estimularse sin la necesidad de una pantalla al frente. No frenes su creatividad. El que solo esté “tranquilo” frente a una pantalla no es lo normal.

6) No descargar tu coraje en un regaño

Permíteme pintarte una escena mental: acabas de barrer y trapear el piso, y en eso llega tu chiquitín y derrama todo el jugo de arándano en el suelo que te has pasado limpiando. El regaño que le das ¿va de acuerdo al accidente que tuvo y con la finalidad de que aprenda algo de su error? o ¿se trata más bien de una descarga de coraje y frustración personal? Cometemos este error en todas nuestras relaciones, pero cuando se trata de nuestros hijos, afectamos su autoestima. Por eso es importante que respires, pienses y luego le des la corrección de acuerdo al daño que haya hecho.

7) Sonríe más

Hay días que la sonrisa nomás no nos viene de natural, ya sea porque tuvimos un mal día en el trabajo, no dormimos bien, etc. Las razones son muchas, pero más son las razones por las que tu hijo necesita saber que estás bien y que te alegras de estar con él.

Los puntos anteriores son solo ideas para trabajar cada día, pero tú mejor que nadie sabes cuáles son los aspectos en los que puedes mejorar. No te desesperes, nadie es perfecto pero es importante que siempre trates de dar lo mejor de ti por amor a tus hijos.

Recuerda que todo lo que te esfuerces hoy por criar a tus hijos con amor, paciencia y comprensión, se verá recompensado con creces en unos años más adelante cuando ellos crezcan y hayan sentado las bases de lo que recibieron en casa.

Comparte este artículo con otras mamás.

More in SER MUJER Y MADRE