Conectate
To Top

4 Pilares Básicos para Educar a los Hijos

Hablar de educación familiar, es hablar de ayudar a crecer, es facilitar el surgimiento de todas y cada una de las capacidades de un niño, al principio sin su colaboración y después con ella, para llegar a ser un hombre pleno, maduro y responsable. La educación no debe ser confundida con la enseñanza o con la simple imitación de patrones de comportamiento.

Nada puede suplir la educación recibida en el seno de la familia. Puede haber experiencias formativas de gran peso en la vida de una persona, pero el contacto que establece con sus padres es quizá el más definitivo.

La tarea de educar a los hijos se puede llegar a ver abrumada por las presiones diarias que enfrentan los padres: los problemas económicos, vida acelerada, falta de tiempo para pensar en la vida familiar. Precisamente por todo lo anterior es de vital importancia el detenerse a reflexionar para poder tomar la rienda de las acciones a seguir.

Nadie construye un edificio sin antes haber estudiado cómo hacerlo, ni pretende manejar un avión sin la preparación previa para volar. Entonces ¿Cómo es posible que se descuide algo tan delicado como la vida y educación de un hijo?

La tarea de educar a los hijos resulta casi siempre difícil porque exige de parte de los padres cualidades como el amor, la dulzura y la comprensión, unidas a otras que parecieran opuestas, como la autoridad, la firmeza y la decisión, todas ellas en la justa medida, equilibradas por el sentido común.

Es difícil dar fórmulas o recetas de lo que debe ser la educación familiar, sin embargo, hay una serie de aspectos a fortalecer en la vida de los hijos.

A continuación se exponen cuatro objetivos a lograr en la labor de educar a los hijos:

# 1. Educar a los hijos en el Autodominio

Es necesario brindarle al niño la oportunidad de resolver  independientemente las dificultades que de acuerdo a su edad puede enfrentar.

En numerosas ocasiones los padres sobre protegen a los hijos por ahorrarles una frustración o un momento difícil. Al hacerlo innecesariamente, se limita el desarrollo que ese reto podría propiciar. Educar a los hijos implica dejarlos actuar para fomentar su autonomía, hay que enseñarles que en la vida a veces se gana y a veces se pierde, pero que siempre quedarán muchas oportunidades para ganar y un largo camino por descubrir.

# 2. Educar a los hijos en el Amor

La creciente preocupación actual de los padres por asegurar los medios económicos de la familia, ha provocado en muchos de ellos la inquietud de formar a sus hijos desde el punto de vista del éxito profesional y económico, más que de los valores importantes de la vida.

Hay una preocupación porque los hijos obtengan grandes conocimientos que en el futuro les permitan tener una posición más desahogada económicamente hablando, sin reparar en la búsqueda de la verdad para vivir de acuerdo a ella.

El sentido del amor, del dolor, del trabajo y la fatiga, de la muerte, no son tomados en cuenta a la hora de educar a los hijos, e inconscientemente los vamos volviendo egoístas e indiferentes de quienes los rodean.

Educar a los hijos en el amor es:

  • Enseñarles a comprometerse con el otro.
  • Enseñarles a aceptar que se puede amar a los semejantes con sus cualidades y defectos.
  • Enseñarles a conmoverse con el dolor ajeno, para que los actos propios alivien en lo posible ese sufrimiento.
  • Lograr que su trabajo se vuelva cooperación y entrega.
  • Enseñarles a vivir con aciertos y errores, reconociendo ambas experiencias como parte esencial de la vida.

Educar a los hijos

 

# 3. Educar a los hijos para el Servicio

La preparación para el servicio se lleva a cabo, sobretodo en la pre-adolescencia. Los hijos deben ir descubriendo los valores y razones de actuar, no porque así se los han enseñado, sino por darles peso e importancia a través de la experiencia personal.

Para educar a los hijos en el servicio es indispensable:

  • Proponer modelos positivos que motiven a los niños a servir.
  • Ayudarles a descubrir lo que realmente “vale la pena” hacer; es decir, definir los valores como algo concreto y consistente.
  • Reconocer al niño la eficacia de sus servicios para el bien común.

Enseñar a servir no es fácil, sin embargo, puede lograrse cuando los niños y  jóvenes han sido educados dentro de un ambiente de comprensión y cordialidad, dentro de un verdadero reconocimiento de sus facultades y posibilidades de autonomía.

# 4. Educar a los hijos para Pensar

Los jóvenes de hoy son bombardeados por un exceso de información, se ven agobiados y angustiados al no encontrar su lugar en su entorno familiar y social. Surgen aquí cuestionamientos acerca de su propia persona: ¿quién soy?, ¿qué quiero de mi vida?, ¿cómo lograrlo? Este es un período de constantes enfrentamientos consigo mismo que tienen como resultado final un nuevo adulto.

Pero son los padres los que deben llevar las riendas de la relación, ofreciéndoles a los hijos caminos adecuados para su crecimiento, para el conocimiento de sí mismos y más adelante, para desenvolverse en un contexto dado.

Para enseñar a pensar es indispensable:

  • Fomentar el criterio, para poder contemplar la vida desde un punto de vista de armonía y afecto a la verdad.
  • Educar la capacidad de análisis ante la realidad, desde una perspectiva moral que distinga el acierto del error y que le evite ser manipulado en la toma de decisiones.
  • Educar para enfrentar las diferencias con argumentos prácticos y fundamentados en la verdad.
  • Ayudar a dar rumbo a su deseo de influir en su ambiente comprometiéndose a mejorarlo, a comunicar a los demás su verdad y sus valores.

Estos propósitos sólo se lograrán sí en la familia se ha dado un ambiente que propicie la reflexión constante, dentro de un marco de apertura y respeto.

En conclusión, tengamos en cuenta que la tarea de educar a los hijos se logrará solo a base de constancia y, sobre todo, de buen ejemplo. No hay mejor manera de enseñar que mostrando con actos, no solo con palabras. Es importante recordar que si los padres no fomentan la confianza de sus hijos hacia ellos, muchas de sus dudas existenciales serán tratadas fuera del ámbito familiar, dejando al azar su resolución.

Referencias:

  • COURTOIS. Gastón. EI Arte de educar a los Niños de Hoy. Sociedad de Educación Atenas, Madrid, España.
  • FROMM, Erich y otros, La Familia. Ediciones Península, Barcelona, España.

More in EDUCACIÓN