Conectate
To Top

Guía para la autoexploración de mamas

Conocer nuestro cuerpo es una tarea que llevamos a cabo todos los días casi sin darnos cuenta, lo hacemos casi automáticamente mientras nos bañamos, cuando nos vestimos, o cuando nos miramos frente al espejo y, aunque lo hacemos de forma inconsciente, sabemos qué tipo de cosas son las que nos hacen sentir bien y las que dañan nuestro cuerpo.

Algunas mujeres confiesan sentirse incómodas mientras intentan explorar su cuerpo, por diferentes razones, pero es vital hacerlo debido a que se trata de una exploración para determinar su estado de salud.

La autoexploración, es una manera de monitorear las anomalías en nuestro cuerpo, que en el caso de las mujeres se recomienda realizar en los senos para la detección y prevención del cáncer de seno a partir de los 25 años como lo recomiendan algunos especialistas.

Cabe mencionar que la autoexploración de los senos puedes hacerla de dos maneras:

  • Valoración a simple vista frente a un espejo. En donde puedas revisar a simple vista la apariencia de tus senos.
  • Palpación de la zona. Con el objetivo de detectar alguna protuberancia, bulto o cualquier otra anormalidad.

Autoexploración_de _mamas

Para realizarlo sigue estas instrucciones:

1. Párate frente a un espejo con los hombros rectos y los brazos junto a la cadera y observa la apariencia de tus senos, asegurándote de que se encuentran con forma, tamaño y color normal.

Acude a tu médico si notas alguno de estos cambios:

  • Arrugas, hoyuelos o bultos en la piel.
  • Cambio en la posición de los pezones como por ejemplo pezón invertido.
  • Enrojecimiento, dolor sarpullido o inflamación.

2. Ahora levanta los brazos y observa si ves las mismas alteraciones.
3. Nota si sale uno o ambos pezones.
4. Acuéstate y palpa con tus manos la zona levantando un brazo y llevándolo a la nuca de forma que puedas revisar tu seno del lado contrario. Trata de hacer un tacto firme y pausado con la yema de los dedos, manteniéndolos rectos y juntos, acompañados de un movimiento circular pequeño. Realiza el mismo procedimiento revisando completamente los senos y en el área de las axilas, de preferencia de pie mientras te bañas y acostada.

Te recomendamos revisarte 7 días después de tu menstruación y si ya no reglas fija un día al mes para que lo hagas mientras que después de los 35 años es aconsejable acompañar esta exploración de una mamografía.

Ama tu cuerpo, cuida tu salud.

More in SALUD Y NUTRICIÓN