Conectate
To Top

“Emy y su perrito” Una forma cordial para hablar de la Muerte con los niños

Habla con tus hijos de la Muerte

Existe en la vida un suceso inevitable que para cualquier ser humano, es fuerte, universal, único, irreversible e inevitable: se trata de la muerte.

Es un tema tan fuerte que la misma sociedad lo ha convertido en un tema “tabú”, tendiendo a negarlo sobre todo a los niños. Se piensa que por su corta edad “no se dan cuenta”, o “no lo van a entender” o simplemente es mejor “evitarles un sufrimiento”, etc.

Como padres de familia, la mayor parte de las veces no sabemos cómo abordar el tema de la muerte ante nuestros hijos, mucho menos si se trata de la muerte de algún familiar, de algún ser querido o incluso, hasta de alguna mascota.

La muerte como algo natural

Estudiosos del tema, recomiendan que no se le niegue al niño la explicación de este suceso como algo real e inevitable. Sugieren que debemos explicárselo de una manera cordial y conforme a la edad. En un ambiente y momento adecuado, con un lenguaje sencillo y como un suceso natural. Teniéndole muchísima paciencia y sobretodo, haciéndole sentir seguro, respetado, incluido y amado.

24hras.buenfin.tecno.695x100.jpg

Este cuento está dirigido para niñas y niños de 3 a 7 años de edad. En él se ofrece una idea sobre cómo abordar el tema de la muerte de una persona o de una mascota.

“Emy y su perrito”


1.

Emy y su perrito, desde pequeños los dos, habían sido muy amigos y como dos grandes compañeros, crecieron siempre muy unidos.


2.

Emy era una niña rubia y de ojos azules, con pecas en la nariz y un vestido rosa con enormes tules.


3.

Arcos, el perrito de Emy, era color blanco, con una oreja color café y grandes ojos negros, siempre muy feliz y nunca perdía la fe.


4.

Una vez a Emy se le perdió su listón, y Arcos el perrito no dejó de buscarlo ¡hasta encontrarlo en la cueva de un ratón!


5.

Emy todos los días sacaba a jugar al jardín a su perrito Arcos y en época de lluvia, juntos jugaban, brincaban y saltaban en los charcos.


6.

No perdían oportunidad alguna para salir a cumplir una gran aventura y uno que otro día ¡a realizar alguna divertida travesura!


7.

Muchas veces hicieron viajes por el mar, y alguna vez se subieron a un bote y ¡juntos se pusieron a remar!


8.

Soñaban con viajar a la luna, visitar a las estrellas y subirse a los cometas, y después aterrizar en la Tierra para ¡comerse unas ricas lunetas!


9.

Cada noche antes de dormir, la mamá de Emy les leía muchos cuentos y juntos terminaban sus días, siempre muy contentos.


10.

Un día, Emy al colegio fue a estudiar, mas no contaba con que su perrito de gravedad se iba a enfermar.


11.

La mamá de Emy fue por ella a la escuela, pues sabía que la noticia que le iba a dar, para nada le iba a gustar.


12.

Ella sabía que tarde o temprano Emy se daría cuenta que Arcos en su casa ya no estaba, así que ahí, decidió contarle la verdad, contenerla y abrazarla.


13.

-Mamá- dijo Emy- ¿Por qué tenía que pasar esto con mi mejor amigo? Con quien pasé tantos momentos tan felices y divertidos, y ahora ¡ya no está conmigo!


14.

Pequeña mía- dijo su mamá- debo reconocer que es difícil para mí decirte la verdad, me da miedo responder y sin querer lastimarte, intentando explicarte esta realidad.


15.

Sin embargo, reconozco que estás en tu derecho de conocerla y lo más dulcemente posible, cualquier pregunta que tengas, intentaré responderla:
La muerte es un proceso natural, y así como la vida tiene un inicio, también así tiene un final.
Esto le pasa a cualquier ser viviente, ya sea a un ser humano, o a un animal como a una serpiente.
Ya no está aquí contigo porque su cuerpo dejó de funcionar, él estaba muy enfermo y de pronto dejó de respirar.
Lo bueno es que ahora ya no sufre, no siente dolor, no necesita agua, ni comida…hijita mía, puedo entender lo que te duele su partida.


16.

Mamá, ¿Y en dónde está ahora?- Preguntó Emy.
¿En dónde crees tú?- Respondió su mamá.
-Yo pienso que está en el cielo de los perros, en un lugar en donde es muy feliz y en donde los angelitos acarician su nariz.
-Seguramente ahí es en donde debe estar y desde ese lugar a ti jamás te va a olvidar. Recuerda: cuando la idea de este perrito llegue a tu razón, acógela siempre y guárdala en tú corazón.


17.

Después de un rato, Emy seguía muy triste en los brazos de su mamá, no paraba de llorar, hasta que su madre le propuso un plan para que ese momento fuera un poco más fácil de superar:
-Emy, ¿Qué te parece si despedimos a Arcos con unas palabras? Escoge un lugar, alguno de sus juguetes o alguna fotografía, o ¿prefieres hacerlo otro día?


18.

Emy muy seriamente asintió con la cabeza, se levantó, tomó de la mano a su mamá, una fotografía de Arcos y se dirigió con ella hacia la maleza como siempre brincando los charcos, y con la más gentil nobleza: viendo el retrato, con la mano en el corazón, comenzó a pronunciar estas palabras después de un rato:


19.

Amigo mío, mi compañero, mi confidente, hoy que ya no estás aquí presente, quiero darte las gracias por llegar a mi vida, en un momento en el que yo te necesitaba más que tú a mí; me hiciste feliz, brincar, correr, jugar, reír, saltar, soñar, cantar, enlodarme y hasta por compartir helado un día, de la panza enfermarme.

Mordiste mis calcetines, mis pantuflas y un peluche, unos zapatos, una tarjeta… y ¡hasta un estuche! Siempre fuiste muy juguetón y juntos siempre armábamos un pachangón.

Me acompañaste en mis tristezas, alegrías, gozos, derrotas y victorias. Sencillamente de mis sueños aventureros y sin duda alguna, de la vida, juntos fuimos obreros; te lo agradezco infinitamente.

Eres, fuiste y serás de los mejores amigos que haya tenido jamás y me duele mucho que te hayas ido. Pero por favor te pido, que nunca me olvides, ya que tú en el futuro y en mi presente, siempre tendrás un lugar muy especial en mi corazón y un cálido recuerdo en mi mente.


Fin.


La muerte es un acontecimiento doloroso y el dolor es algo humano. Por eso es que nos cuesta tanto aceptar la partidala muerte de nuestros seres amados.

Sin embargo, es sano poder hablar con nuestros hijos acerca del dolor que nos causa la perdida de algún ser querido, ya que muchas veces no alcanzan a comprender el sentido de la muerte.

Espero que te haya gustado este cuento que ha nacido de mi completa inspiración.

Cuéntanos ¿tú cómo has abordado el tema de la muerte? Recuerda que es algo natural.
Déjanos tu correo para que formes parte de la comunidad Mamá Paso a Paso. Estamos preparando algo especial para suscriptores :)




Toma un Curso corto:


Entrenamiento en Disciplina Positiva para Padres

Mi Hijo es Agresivo (I)

Mi Hijo No Tiene Autoestima

[starbox]

Entradas relacionadas:


¿Sabes Cómo Viajar con Niños Pequeños?

4 Pilares Básicos para Educar a los Hijos

 Reglas y Límites en los Niños ¿Valen la Pena?


24hras.buenfin.bannergeneral.695x100.jpg

More in NIÑOS