Conectate
To Top

La Generosidad te devuelve más Generosidad ¡Practícala!

La Generosidad te devuelve solamente una cosa… Más Generosidad por parte de los demás.

Inicia un nuevo año practicando y enseñando a tus hijos a ser generosos con los demás. Es muy fácil dar, recibir o ayudar cuando son fechas propicias para hacerlo como la Navidad y día de Reyes. ¿Pero qué me dices del año que nos espera? Seguramente habrá muchas personas que necesiten de ayuda el resto del año; de abrigo, de comida, de palabras de aliento, de una parte de tu tiempo y de mucha humanidad que a veces se nos olvida tener hacia los demás.

¿Por qué debemos regalar a quienes no nos lo pueden devolver?


1.- Ejercitamos el músculo de la generosidad.

¿El músculo de la generosidad? Sí, “el músculo”. Al igual que cuando éramos más jóvenes y corríamos kilómetros como una gacela. Ahora tres hijos después (en mi caso), pierdo el aire corriendo de la cocina al cuarto de lavado cargando un trapo en la mano. ¿Cómo cambian las cosas con el tiempo verdad?

Pues de igual forma, si dejas de dar pierdes la condición. Y no me refiero a los regalos que hacemos de cajón en las celebraciones familiares para aquellos que nos importan. La verdadera generosidad, es aquella que se practica con quienes no te lo pueden devolver o quienes poseen poco o nada. La verdadera generosidad, la que cuesta (y que poco a poco irá costando menos si la practicas) esa generosidad siempre vendrá acompañada de un millón de bendiciones y satisfacciones indescriptibles.

2.- Nos mantiene sensibles a las necesidades de los demás.

Y esto funciona en tu propio beneficio. Cuando eres más sensible a las necesidades de los demás, entiendes mejor a los miembros de tu propia familia, eres capaz de distinguir cuando hay algo que les molesta, cuando necesitan de tu apoyo; un abrazo o una palabra de aliento. Así que ser generosos nos ayuda a estar atentos.

3.- Nos ganamos las bendiciones más lindas y sinceras.

Estoy segura que tanta alegría y bendición en mi vida, son fruto de las bendiciones de esa gente desconocida a quien alguna vez le brinde mi ayuda. Recordemos que el bien y las oraciones que ofrecemos por quienes no conocemos ¡tienen mucho peso!

La gente que no te conoce y que por lo tanto no espera nada de ti, esa gente se siente inmensamente agradecida cuando le extiendes tu mano de apoyo y te bendice de una manera tan sincera que seguramente en mi caso, esas son las bendiciones que a me acompañan la mayor parte del tiempo. Si ese es el regalo que recibimos, equiparado con las cosas materiales que podemos dar, entonces ¡no tiene comparación!

Por lo tanto, este es el tiempo adecuado para abrir el corazón y ser generosos con los demás, no solo en Navidad y fiestas especiales. Ahora es cuando más se precisa, cuando los más necesitados no esperan contar con el apoyo de alguno de nosotros. Y lo menos que podemos hacer, es dar un poco de lo mucho que recibimos todos los días.

Te comparto una frase que me fascina: “Cuando amas lo que tienes, tienes todo lo que necesitas”. Ama lo que tienes y no te olvides de compartirlo, seguramente se te multiplicará. :)

Te invitamos a dejar tu correo para recibir las actualizaciones del blog y próximamente promociones.




Continúa creciendo como mamá y toma un Curso corto:

Entender a la Juventud

Entrenamiento en Disciplina Positiva para Padres

Escuela de Inteligencia Emocional


Autor invitado:

[starbox]

Más lecturas que te podrían interesar:

¿Cómo Ser Madre? 12 Cualidades Clave

Cómo conservar la paciencia contando hasta 5

4 Pilares Básicos para Educar a los Hijos 

More in MATRIMONIO Y FAMILIA