Conectate
To Top

¿Por qué la Maternidad es un Camino que te Engrandece?

Descubre la grandeza de la maternidad.

Después de un breve pero profundo análisis que hice en mi interior, deseo compartirte algunos de mis pensamientos y sentimientos. Esto sucedió hace apenas un par de días… Fui a realizar un trámite administrativo cerca de una de las avenidas más importantes de la ciudad de México. Zona que se caracteriza por ser uno de los sitios empresariales más importantes del país.

Mientras esperábamos turno, invité a mi papá (quien me acompañó) por un café. Una fila muy larga (de esa conocida cafetería), le permite a cualquiera realizar un buen análisis de su entorno, diría yo. Mi outfit eran unos jeans y flats, lo más práctico y cómodo para una full-time mommy. Entonces dirigí la mirada hacia los looks de los demás clientes; algunos eran casuales, otros más vanguardistas, algunos otros formales, pero todos en general ¡muy fashion!

Recordando mis buenos tiempos de mujer ejecutiva

De repente, una sensación de querer formar parte de ese mundo ejecutivo inundó mi mente, mi cuerpo y mi corazón… Volver a ser una mujer de mundo empresarial, relacionarme con otras personas, trabajar para grandes compañías, contar con un ingreso adicional, desarrollar mi liderazgo, arreglarme todos los días y vestirme ejecutiva ¡Wow!…

Por supuesto, un mundo muy diferente al que estoy viviendo en este momento de mi vida con la maternidad.

Sin embargo, fue un sentimiento pasajero. En un instante recordé el motivo fundamental por el cual decidí dedicarme por completo a mi familia y a la crianza de mis 2 hijos. Aclaro dos cosas; la primera es que valoro y admiro a todas aquellas mujeres que han decidido desempeñarse en ambas responsabilidades: hogar y profesión, simplemente porque saber hacerlo, es todo un arte. Y la segunda aclaración es que continuo trabajando “part time” haciendo Home Office, pero desde una perspectiva muy diferente a la anteriormente mencionada. Habiendo dicho esto, seguimos…

En estas líneas, te voy a compartir el cómo y porqué he descubierto en esta misión de la maternidad mi propia grandeza. ¡Y creo que muchas mujeres a través de la maternidad, han encontrado su motivo y razón de existir!

La maternidad es una misión para siempre

Alguna vez una amiga me dijo que la maternidad era una misión para siempre. Y tiene lógica, ya que la maternidad te convierte en “madre para TODA la vida” y por consiguiente, cosecharás los frutos para toda la eternidad. Parece un reto mucho más difícil la maternidadque prepararse para un triatlón, y lo es hasta cierto punto… Porque ésta será sin duda, la gran carrera de tu vida. Y con ello me refiero a que viviendo la maternidad con todo tu corazón, con todos tus sentidos, con toda tu mente y con todas tus fuerzas, estarás realizándote como mujer, como esposa y como madre .

Para ello, quiero reflexionar sobre una palabra que le da sentido y valor a todo lo que hacemos, se trata de “la trascendencia”. Revisemos rápidamente algunas de sus definiciones:

  • Ir más allá, sobrepasar cierto límite.
  • Extender los efectos de unas cosas a otras, produciendo consecuencias.

Para mí la trascendencia es ver a las personas, las situaciones y todo lo que acontece en mi vida, con un sentido de eternidad. Sabiendo que esta vida es efímera y pasajera, pues debido a nuestra condición humana somos seres finitos (tenemos un principio y un fin) por lo tanto, mortales (todos vamos a morir).

Lo anterior me llena de esperanza, ya que como dicen las palabras de Jesucristo: “Lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra, quedará desatado en los cielos”. (Mateo 16, 13-20) Personalmente, éste principio de eternidad es el que rige mi vida. De tal manera que cada cosa que hago, cada persona que conozco, cada experiencia que vivo… trasciende en mi propia vida, pero sobre todo, trato de dejar huella en cada una de las personas que están a mi alrededor. No digo que siempre lo consiga, pero lo intento.

Considero que al vivir nuestra misión de madres de esta manera, nos hacemos un bien inmenso a nosotras mismas y por lo tanto, a nuestros hijos.

 

¿Cómo puedo trascender en mi misión de Ser Madre?


1. Dale un valor y un sentido a cada cosa que haces.

Como lo dijo Viktor Frankl, célebre neurólogo y psiquiatra austriaco, fundador de la Logoterapia: “El hombre se autorrealiza en la misma medida en que se compromete con el cumplimiento del sentido de su vida”. A través de su bien conocida obra “El hombre en busca de sentido”, hace un extenso y profundo análisis de cómo a través de las actitudes podemos sobrellevar el sufrimiento. Y cómo la libertad interna del hombre le permitirá afrontar cualquier dura realidad si le da un sentido positivo.

Como madres y esposas, cada día tenemos un sinfín de oportunidades para trascender, dándole un valor y un sentido positivo a cada actividad por más sencilla que parezca, viviéndola con la mejor actitud a pesar del dolor, sufrimiento, cansancio o aburrimiento propio de la rutina que conlleva la maternidad.

2. Vive las situaciones diarias como una oportunidad para amar más y mejor.

Unido al punto anterior, en lo personal me ha ayudado mucho más, el hacer las cosas con amor y por amor, poniéndole todo mi esfuerzo y mi corazón, aunque a veces los resultados no sean los esperados. El objetivo de fondo (y como siempre me lo recalcó mi maestra de Bioética), es preguntarme ¿con qué intención estoy haciendo lo que me toca?.

Recordemos que al final de nuestra vida seremos evaluados por el amor que hayamos brindado a nuestros semejantes. ¿A poco no te queda más rica la comida cuando la preparas con amor?

3. La familia es una escuela para crecer en las virtudes.

Si vemos a la familia desde esta perspectiva, comprenderemos que no es deber exclusivo de la escuela o de la sociedad el inculcarles virtudes y valores a nuestros hijos. Es responsabilidad de nosotros como padres y formadores el enseñarles a nuestros hijos la vivencia de este gran tesoro desde la intimidad del hogar y sobre todo, con la vivencia en primera persona.

Es bien conocido el dicho que reza “las palabras mueven, el buen ejemplo arrastra”. Si nosotros hacemos vida estos valores y virtudes, para nuestros hijos será más fácil llevarlos a cabo. El amor, respeto, obediencia, paciencia, humildad, orden, puntualidad, entre otros… se fomentan en el hogar y comienzan con pequeños pasos que poco a poco generan hábitos, y éstos a su vez virtudes.

la maternidad4. Establece una correcta jerarquía de valores.

Este punto se desprende del anterior… ya que viviendo los valores se puede establecer una correcta jerarquía, analizando ¿qué es lo más importante para esta familia? ¿qué decisiones me harán crecer como persona? Si poco a poco vamos inculcando en nuestros hijos el hábito de aprender a elegir el mayor bien posible, sus decisiones serán más acertadas. Y lo más maravilloso de todo, es que les estaremos enseñando a vivir con más confianza y libertad, lo cual los preparará para el futuro, asumiendo con mayor compromiso y responsabilidad las consecuencias de sus actos.

5. Comparte esta etapa de tu vida con otras mamás.

La maternidad se vive mejor si compartimos con otras personas aquello que pensamos y sentimos. ¿Cómo se logra?… Creando redes de apoyo; grupos de amigas-mamás que quieran educar a sus hijos bajo similares criterios. Ir contra corriente no es nada sencillo, pero si unimos fuerzas el trabajo se hace más ligero y por lo tanto, más eficaz. Reúnete con aquellas amigas-mamás con quienes sientas más confianza y empatía. Realicen actividades en conjunto, mamás y niños. Créeme que esto ayudará al esparcimiento tuyo y de tus hijos y al mismo tiempo, será una fuente de aprendizaje, medio para compartir y una oportunidad de relacionarse con sus pares.

6. Sé agradecida siempre y por todo.

El agradecimiento hace grande a quien lo practica. Todo lo que nos ha sido dado es un don: nuestro trabajo, familia, educación, cosas materiales… Si logramos ver todo desde la perspectiva del agradecimiento, comprenderemos también, que aquello de lo que carecemos es precisamente lo que nos permite crecer y superarnos, pues nos esforzamos para conseguirlo (siempre y cuando sea algo bueno).

No se trata de “tenerlo todo” para ser felices. Disfruta de las pequeñas cosas que te ofrece la vida, goza a tu familia; a tu esposo, a tus hijos. Hacerlo los hará sentirse realmente amados y comprendidos. Pasa más tiempo de calidad con ellos, aprecia todo lo que tienes y da gracias siempre y por todo.

7. ¿Quieres conocer el valor que tiene tu misión?

No te puedes perder este vídeo, en verdad apreciarás mucho más tu inmensa labor…

Cuéntanos en comentarios. ¿Cómo vives día con día la grandeza de la maternidad? ¡Regálanos tus experiencias!. Y no te olvides de anotar tu correo si quieres recibir contenido exclusivo, solo para suscriptores consentidos como tú. 😉




Encuentra un Curso para ti:


Aprende a Ser Feliz

Dónde Estoy y a Dónde Quiero Ir – EL MAPA DE MI VIDA

Genera Tu Bienestar

[starbox]

Entradas relacionadas:


¿Cómo Trabajar en Casa sin morir en el intento?

¿Cómo Ser Madre? 12 Cualidades Clave

Cómo conservar la paciencia contando hasta 5


 

  • Marissa Romero

    Claudia: Es un orgullo leer tu artículo. Tus reflexiones son muy lindas y se nota que Dios está contigo en todo momento. Darle un sentido trascendente a tu vida es lo más importante. Gracias por compartir este artículo y adelante con tu misión de esposa, madre y profesionista. Un fuerte abrazo y un beso de mamá a mamá.

    • Claudia Domínguez Romero

      Todo lo que sé, lo aprendí de ti mamá. ¡Gracias por tu dedicación, entrega, sacrificio y generosidad de cada día! Espero algún día, amar como tú nos has enseñado a amar.

More in MATRIMONIO Y FAMILIA