Conectate
To Top

¡No te arrepientas! Mejor disfrútalos ahora…

Cuando recién nos convertimos en padres, las responsabilidades del nuevo hijo nos desbordan.

Y una mezcla de sentimientos vienen a hacerse presentes en nuestras vidas, es como una sensación de estar felices por el recién llegado, pero al mismo tiempo, experimentamos un cansancio constante al que no le vemos fin.

Esta experiencia de la crianza de los hijos es algo que vivimos como algo que nos sucede lento, pero a la vez, cuando menos nos damos cuenta, todo ha pasado muy rápido ¡Y ellos han crecido!

Aprovechemos cada instante que pasamos con nuestros hijos; Cada mirada, cada palabra, cada momento de su vida en la nuestra que no se repetirá jamás. Vale la pena saborear esos hermosos momentos de la vida dulce-amargos, pues es lo que verdaderamente le da sazón a nuestra existencia.

Siempre sentiremos añoranza de nuestros hijos por que como padres los amamos demasiado, sin embargo, que nunca te arrepientas de no haberlos gozado, de no haber estado “presente” en cada momento importante de sus vidas, y esto es, haber estado siempre. Y digo presente entre comillas, porque muchas veces nuestro cuerpo está a su lado, pero nuestro ser y nuestra atención no siempre es para ellos.

Muchas veces son los quehaceres y responsabilidades de la casa o del trabajo los que nos ocupan, para otros la tecnología y las redes sociales, para otros padres quizá sean más importantes las amistades y la vida social, y así podríamos seguirle con una lista interminable de prioridades.

Amemos pasar tiempo en familia, involucrémonos en la vida de nuestros hijos y disfrutemos de cada instante que Dios nos regala con ellos, porque pronto crecerán y se marcharán. ¡Esa es la ley de la vida!

Si te gustó compártelo con quienes tienen hijos.

More in MATRIMONIO Y FAMILIA