Conectate
To Top

Sal con tus hijos y disfruta la experiencia ¡Sigue el protocolo!

Pequeños tips para que la convivencia con los niños no se convierta en una pesadilla.

Por más que adores a tus pequeños y encuentres adorables sus lindas travesuras y que con su alegría y energía corran y griten por todos lados, tienes que aceptar que, antes de ser mamá, disfrutar de una deliciosa comida gourmet en un restaurante no incluía gritos y manchas de pintura inflable en el menú.

Si te gusta disfrutar de una vida social activa, ya sea saliendo a lugares públicos o en reuniones en casas de amigos y familiares, sigue leyendo, con seguir algunas recomendaciones de protocolo para niños, tus salidas serán amenas y divertidas para ti, tus niños y todos los demás.

Cómo lo dijo el sabio Carl Jung,

“Los niños son educados por lo que hace el grande y no por lo que dice.”

O en palabras de la reconocida consultora Gaby Vargas,

“El ejemplo, es el mejor maestro.”

Un niño bien educado se sentirá más cómodo y tendrá más seguridad para comportarse en eventos sociales que aquél que no lo está. Lo vivimos constantemente como consultoras de imagen y protocolo al enseñar reglas de convivencia y educación en la mesa, incluso a adultos por arriba de los 40 años: sin duda es más fácil aprender cuando somos pequeños.

Algunas de las reglas de convivencia esenciales que debes impartir a tus hijos son:

  • El saludo. Enséñalo que al llegar a cualquier lugar debe saludar cordialmente a todos los presentes, sin hacer caras y viendo a los ojos. (No es necesario hacerlo acompañado de un beso o abrazo, simplemente con decir “hola” es suficiente).
  • No tocar. No es necesario que tu casa se vuelva un museo minimalista con tal de que los niños no rompan los adornos. Enséñalos a que las piezas decorativas no son juguetes y no deben de tocarlos cuando van de visita a una casa o salen a comer a un restaurante. (Estar al pendiente de lo que toma el niño para jugar no es responsabilidad del anfitrión, sino del acompañante del menor).
  • Los cubiertos son solo para comer. El niño debe comprender que al sentarse a la mesa debe mostrar respeto por los alimentos y por los demás y saber que los cubiertos son utensilios diseñados para comer, no para organizar una orquesta o jugar al salón de belleza.
  • Abrir su paladar. No todos los lugares ofrecen menú para niños y su paladar no debe estar cerrado a pizzas, hamburguesas y helados, el niño abrirá su paladar si le enseñas que probar platillos diferentes será una experiencia culinaria que disfrutará. (No se trata de que pida escargots, pero tal vez si un buen pescado o alguna pasta). También el niño debe aprender a decir de manera educada si algo no es de su agrado o no le apetece y evitar gestos y comentarios como “que asco”. (Respetar la decisión del menor de comer o no comer algo hará más fácil y respetuosa la convivencia).
  • El arte del detalle. Fomenta en tus hijos el sentido del agradecimiento y enséñales a hacer demostraciones de afecto con educación, pidiendo que hagan alguna tarjeta o regalo sencillo para el cumpleaños de sus familiares y amigos. Si ellos observan que te preocupas por llevar algún detalle cuando eres invitado a casa de algún amigo o familiar, lo entenderán como una regla esencial de cortesía y posteriormente ellos lo convertirán en un hábito.
  • Tratar a las personas del servicio con respeto. Desde pequeños deben entender que las personas que ayudan a servir los alimentos y limpiar la mesa, merecen el mismo respeto que cualquier otra persona y deben dirigirse a ellos utilizando las famosas palabras mágicas como “por favor” y “gracias”.
  • Recoger sus juguetes. Los juguetes y tablets no se deben permitir en la mesa y mucho menos al momento en que están servidos los alimentos. Si llevan juguetes para entretenerse después de comer, los niños deben recogerlos antes de salir del restaurante o casa a la que fuiste invitada.
  • Pedir las cosas sin llorar. Los niños deben hacer peticiones asertivas y aprender que gritando y llorando no lograrán hacerte cambiar las decisiones que tomas al educarlos. Puede elegir que quiere comer o tomar alguna bebida o postre que no le des en casa, siempre y cuando te lo pida de buena manera y sin llorar.
  • Tip especial. Elige lugares “familiares” o como se dice ahora “child friendly”. Que cuenten con espacio para juegos o actividades para niños, es una gran opción, de esa manera podrás disfrutar la comida sin preocuparte por ellos, ya que tienen personal especializado para organizar juegos y actividades con ellos. Evita restaurantes “de autor”, normalmente son muy pequeños, exclusivos, sobrios y el menú no es ideal para niños, además de que los comensales suelen ser exigentes y poco tolerantes al ruido.

More in EDUCACIÓN