Conectate
To Top

¿Cómo Ser Madre? 12 Cualidades Clave

Ser madre no es una tarea sencilla y en la práctica, requiere más que solo del instinto. Ser madre, exige de nosotras una sólida preparación y firme convicción para educar a los hijos y orientarlos adecuadamente en su caminar por la vida.

Aunque sabemos que no existe un solo camino sobre cómo ejercer la maternidad, en este artículo trataremos de enfatizar algunas de las cualidades que convierten a una mamá en formadora.  Sin pretender restar importancia a la acción educadora del padre de familia, primordial para el desarrollo integral de los hijos.

Dicho lo anterior, pensemos lo siguiente.

En el diario vivir observamos a mujeres madres en variadas situaciones, tales como yendo y viniendo con sus niños del colegio, acompañándolos en sus distintas actividades extra escolares (para aquellos que las tienen). O simplemente, basta con echar un ojo en la mesa contigua del restaurante al que iremos el fin de semana para observar a una madre siempre al pendiente de sus hijos: que coman bien, que no se ensucien, que se sienten derechitos, que no riñan entre hermanos y tantas otras cosas en las siempre estamos atentas.

Sin embargo, no todas las acciones que realizamos los nuestros hijos en el vivir cotidiano, nos convierte necesariamente en “buenas madres”, en madres educadoras. ¿Y por qué digo esto? porque a veces podemos llegar a ser simples cuidadoras de nuestros hijos. Que dura expresión, pero así es en muchos casos.

Partamos de algunas definiciones que nos ofrece la Real Academia Española respecto a los términos que nos interesan:

  • Mamá. (Adapt. del fr. maman).

1. f. coloq. madre (‖ respecto de sus hijos). U. m. en leng. infant.

  • Madre. (Del lat. mater, -tris).

1. f. Hembra que ha parido.

2. f. Hembra respecto de su hijo o hijos.

  • Educar. (Del lat. educāre).

1. tr. Dirigir, encaminar, doctrinar.

Por lo tanto, conforme a dichas definiciones, podemos afirmar que ser madre es independiente a proporcionar educación y formación a los hijos. Podríamos pensar que para eso los enviamos al colegio, para que los eduquen. ¿Pero te has puesto a reflexionar, que un centro educativo jamás se interesará en la formación de tus hijos como lo harás tú como madre?

De acuerdo con lo anterior y en palabras más sencillas, podemos decir que ser madre empeñada en la tarea de educar a sus hijos es aquella que “los acompaña a aprender a vivir”. Esta tarea sí que le queda corta a cualquier colegio.

A continuación, nos enfocaremos en 12 puntos clave que la definen. Sin duda existen muchos más, pero en esta ocasión abordaremos algunos sobresalientes, toma nota y llévalos a la práctica.

12 Consejos clave sobre cómo Ser Madre, una mamá educadora:

1. Ser madre educadora, es formarse a sí misma ante la tarea de educar.

La mamá educadora parte de un aprendizaje previo que la habilita para educar, la improvisación puede resultar demasiado costosa. Por ello, se forma en valores y virtudes, y adquiere conocimientos que le sean útiles para transmitir a sus hijos. Usa los recursos recibidos en su propia educación y en aquellas áreas en las que se percibe débil, las fortalece.

La acción de transmitir, es posterior a la de recibir, por lo tanto, transmitir valores, virtudes y conocimiento, será una tarea mucho más sencilla para ella, una vez que los haya hecho suyos.

Tip para ser madre que se forma a sí misma:

Para ello te recomiendo leer los siguiente libros que te ayudarán a consolidar algunos aprendizajes: “Vicios y Virtudes” de Alejandro Ortega Trillo, editorial El Arca y otro libro útil es justamente “La Madre Educadora” de Eduardo Pavenetti. Seguramente podrás encontrar muchas otras lecturas útiles, pero por lo pronto yo te recomiendo estas dos. Más adelante en otros artículos, te estaré proponiendo otras lecturas relacionados con mejorar nuestra tarea de Madres. Pero en definitiva, lo más eficaz será que lo lleves a la práctica en cada oportunidad.

2. Ser madre formadora, es educar con el ejemplo y saberse corregir a sí misma.

Un criterio básico en el arte de educar es que la persona que enseña, conozca y viva a conciencia lo que predica, de otra manera dicha acción educadora es poco eficaz. Un niño aprende a decir la verdad en tanto se es coherente con lo que le exigimos. Un buen ejemplo educa más que mil palabras.

Tip para ser madre que educa con el ejemplo:

Procura poner atención a tus propias palabras y acciones, házte consciente de ellas y corrígete de inmediato apenas te descubras actuando de una manera incongruente.

3. Ser madre formadora, es educar con amor y paciencia.

Una mamá debería educar a sus hijos siempre con amor, con ternura y delicadeza, aunque a veces pareciera imposible esta tarea. Una madre que grita, que todo el tiempo regaña, que agrede, que se impacienta constantemente, que infunde miedo en sus niños, muy poco obtendrá de ellos.

Tip para ser madre que educa con amor y paciencia:

Acércate a tus hijos, escucharlos, acógelos en sus pesares, respeta y válida sus sentimientos, siembra en ellos amor, confianza y después, cosecha de ellos lo que quieras.

4. Ser madre educadora, es poseer una orientación pedagógica.

La mamá implicada en la tarea de educar, práctica un método de formación, ayudando a sus hijos  a desempeñarse mejor en cada una de las etapa de su desarrollo.

Tip para ser madre que adquiere una orientación pedagógica:

Te propongo que leas el siguiente artículo: 4 Pilares Básicos para Educar a los Hijos.

5. Ser madre formadora, es educar en la obediencia con disciplina positiva.

Es una mamá que corrige sin violencia y lo hace con respeto involucrando a sus hijos en las consecuencias de sus actos.

Tip para ser madre que educa en obediencia con disciplina positiva:

La próxima vez que sientas que alguno de tus niños te saca de tus casillas por un mal comportamiento, actúa de la siguiente manera; primero estabiliza tus emociones y estrés. Luego, prepárate para escuchar a tu niño, incluso aunque creas que no tiene sentido un diálogo con él en ese momento, recuerda que los buenos hábitos, incluyendo el de la comunicación, se desarrollan mediante actos repetidos. Pregúntale con paciencia si algo le pasa, usa un tono de voz suave, palabras respetuosas, en caso que no te diga lo que le sucede, entonces trata de interpretar su lenguaje no verbal y una vez que hayas identificado sus necesidades, actúa tranquilamente, corrige sin usar agresión inspirándole confianza y seguridad a tu hijo. Si eres persistente con este método, tarde o temprano recogerás buenos frutos.

6. Ser madre educadora, es formar hábitos positivos.

Fomenta la repetición de acciones positivas en el comportamiento de sus hijos, enseñándoles mediante el buen ejemplo. Es difícil esperar que un niño sea ordenado (a pesar de las mil indicaciones que se le de) si la mamá tiende al desorden en todas partes: en el auto, en la habitación e incluso en el propio interior. Poco logrará enseñarles, si antes no se forma a ella misma en los buenos hábitos.

Tip para ser madre que forma en hábitos positivos:

Un acción eficaz para anclar los hábitos positivos en los niños, es haciendo uso del juego. Jueguen a sacar los juguetes, pero luego jueguen también a meterlos, es decir, a ordenarlos. Para el niño no existe diferencia entre uno y otro, somos los adultos quienes le asignamos etiquetas negativas a ciertas acciones.

7. Ser madre que educa, es formar los sentimientos, la conciencia y la voluntad de sus hijos.

 La mamá formadora, sabe que los sentimientos son recursos poderosos para la acción y son muy importantes, pero nunca los pone por encima de la inteligencia o la voluntad. Estimula en el niño sanos sentimientos, como el temor de Dios, el sentimiento de la propia dignidad, de la caridad, la sensibilidad humana y el gusto por la verdad.

Es formadora de la conciencia de sus hijos, que en términos prácticos, tener conciencia se refiere a tener sensibilidad frente el error. La conciencia cumple una doble función, ser testigo y juez de la propia conducta y nos alerta cuando el cumplimiento del deber esta en peligro. Por ello, una buena mamá deberá formar personitas que actúen con conocimiento de causa y por convicción.

También se empeña en modelar la voluntad del niño, un arte muy difícil de dominar. Primero que nada, porque nosotras somos los moldes que le dan forma a la voluntad de nuestros hijos. Así que si la mamá no ha forjado previamente su propia voluntad, será una tarea casi imposible de lograr.  Algunos obstáculos de la voluntad son la inconstancia, la indecisión, la inercia, la apatía, entre otras. Por el contrario, sus cualidades son la determinación, la perseverancia, la resolución y otras más.

Tip para ser madre que forma los sentimientos, la conciencia y la voluntad de sus hijos:

Ejercita con tus hijos estos aspectos: enséñales a tener temor de Dios, a ayudar a los demás, desarrolla en ellos su capacidad de reflexión (puedes hacerlo por medio del juego), ayúdales a analizar el resultado de sus propias acciones y sus consecuencias, pon a prueba su voluntad aplazando algún beneficio y evitando caer en la inmediatez de las satisfacciones.

Ser Madre

8. Ser madre formadora, es educar el carácter.

Otra de las cualidades de una buena madre es que ayuda a forjar el carácter de sus hijos como el artista graba la piedra con su cincel. Las cualidades de un buen carácter estriban en una conciencia bien formada, la fuerza de voluntad, la bondad de corazón y la dignidad de los buenos modales.

Tip para ser madre que educa el carácter:

Habitúa a tus niños en la disciplina, en la puntualidad, en la reflexión mientras juegan, en el cumplimiento de sus tareas, enseñarles a tener un sentido de responsabilidad (sin violentar) y un espíritu de colaboración, deja que te ayuden en tus propios quehaceres aunque no realicen las cosas a la perfección. Ejercítalos en el dominio de sí mismos, en la obediencia, en el esfuerzo, en la adquisición de alguna virtud.

9. Ser madre educadora, es formar en la fe.

Transmite a sus hijos un auténtico amor a Dios, graba en ellos una actitud de profunda confianza en su Creador, transmite un sentido de trascendencia y vive la fe poniéndola en acción.

Tip para ser madre que forma en la fe:

Orar juntos. Si el niño es muy pequeño basta que los vea orar en matrimonio. Llevar a los niños a Misa, o si se profesa algún otro culto, fomentar en ellos su participación activa. Acompañarlos a realizar acciones altruistas y de ayuda a los demás en familia.

10. Ser madre educadora, es formar en la pureza.

La madre formadora, sabe que lo primero que se necesita para vivir la pureza es lograr un orden en el amor, que consiste en amar y ser amado. La pureza, potencia el dominio de sí cuando se orienta el instinto sexual al servicio del amor. Un joven que se siente amado por su familia, apreciado por sus amigos, valorado por sí mismo y sobre todo por Dios, tiene resuelta buena parte del asunto. Por lo tanto, es primordial estudiar el tema a profundidad para ser capaces de llegar con nuestros hijos a tiempo. Recordemos que la pureza no solo esta vinculada con la genitalidad, sino que esta directamente relacionada con la experiencia que el adolescente tiene sobre el amor desde su primera infancia.

Tip para ser madre que forma en la pureza:

Trata de cuidar los sentidos de tus hijos, lo que ven, lo que escuchan, controla su imaginación, trabaja formando su voluntad, manténlos ocupados y activos y poco a poco conforme a la edad, ve abordando estos temas de forma muy respetuosa y amorosa.

11. Ser madre educadora, es crear un ambiente familiar de armonía.

Se una combatiente de los malos ambientes. Los hijos necesitan de una ternura familiar sin límites, que les impida experimentar angustias y amarguras desde la infancia. Por ello, una buena madre vive en amor y unidad conyugal evitando a toda costa el egoísmo y el orgullo entre el matrimonio. Sabe que vivir la paz en el hogar, les transmitirá plena seguridad y mayor felicidad a sus hijos.

Tip para ser madre que crea un ambiente familiar de armonía:

Evita fomentar discusiones familiares que absorban el ambiente de paz, especialmente con tu esposo. Dialoga con él sobre la importancia de hacer equipo para construir juntos una atmósfera de armonía en el hogar. De este punto dependen elementos muy valiosos para el sano desarrollo de los niños: una sólida estima y valía personal, un auto concepto positivo, paz interior, seguridad en sí mismos, sentirse capaces de, sentirse y saberse amados, estabilidad emocional y tantos otros factores que se derivan de este punto.

Para ello, pasen tiempo juntos, hagan sobremesa, salgan en familia, diviértanse con juegos y actividades en el hogar, escúchense, apóyense, estimulen la participación activa de cada miembro y eviten ante todo, las burlas y bromas pesadas. Busquen siempre la forma de hacerse sentir bien unos a otros.

12. Ser madre formadora, es enseñar lecciones de vida.

La madre educadora deja experimentar a sus hijos las consecuencias de sus errores y elecciones, aunque a ninguna nos guste ver sufrir a nuestros hijos. Sin embargo, sabe lo bueno que es, que ellos aprendan a caer y a levantarse solos, a resolver sus propios conflictos y los que la vida les vaya presentando.

Tip para ser madre que enseña lecciones de vida:

Estar cerca de ellos cuando tropiezan o se equivocan, dejarlos experimentar la decepción y también la solución de sus propios problemas, no intervenir de inmediato. Una vez que sepamos que es necesario intervenir, hagámoslo preguntándoles si aceptan nuestra ayuda, es importante no imponer nuestra autoridad a toda costa, hay que ir mediando.

En resumen, es tarea de la mamá formar a sus hijos en libertad, es decir, hacerlos cada vez más dueños de sus actos y por ende de su provenir.

Con este compendio sobre cómo ser madre, queda claro que ser una buena madre, una mamá formadora  no es una tarea sencilla, porque implica extraer lo mejor de nosotras mismas. Más sin embargo, no hay otra satisfacción más grande. Tal vez, cuando nuestros hijos son pequeños, no logramos vislumbrar el alcance que nuestros esfuerzos educativos tendrán con el tiempo, pero lo que sí es una certeza, es que a la larga, ninguno de esos esfuerzos quedara defraudado. Tarde o temprano lo que uno siembra, cosecha. Siembra limones y recogerás limones, siembra manzanas y eso tendrás.

Éxito en esta importantísima tarea Mamá, recuerda que somos muchas las madres empeñadas en llevar a cabo esta bellísima misión.

Hasta el próximo post!

 

 

Referencias:

  • http://www.rae.es/
  • PAVENETTI, E. (2004).  La Madre Educadora. Editorial Éxodo, México, D.F
  • SADA FERÁNDEZ, F. (2013). ¿Por qué les cuesta tanto a los jóvenes vivir la pureza? Ed. Minos, México, D.F.

More in SER MUJER Y MADRE