Conectate
To Top

Cómo lograr ser una Mamá todo terreno

En la actualidad, un día cotidiano de una madre de familia es vivir en un constante maratón.

Las múltiples actividades que tenemos o imprevistos que se nos van presentando nos retan a tomar decisiones de último momento; como el hacer ajustes de horarios, ver las rutas y trayectos para evitar el tráfico y ganar tiempo, buscar las mejores ofertas para hacer rendir el presupuesto familiar, leer artículos , notas y libros que nos dejen un aprendizaje y consejos de cómo ser una buena mamá entre otras cosas de interés personal.

Es por ello que este artículo te ayudará a identificarte con la mamá que eres, cuáles son tus áreas de oportunidad y tus fortalezas.

Una mamá todo terreno, se caracteriza porque siempre está en acción y equilibrio a la vez.

Para lograrlo escribí esta lista de 7 puntos clave.

1. En tu closet tienes zapatos de todo tipo.

Flats, pantuflas, plataformas, tenis, sandalias, botas de lluvia, etc. No me refiero a tener excesos innecesarios en los zapatos o vestimenta, simplemente me refiero a la actitud y disposición de entrar a todo tipo de “terreno” cuando implica el salir con los hijos, andar en bicicleta, asistir a una cena formal con tu esposo o de trabajo, dar una caminata por la playa, ir a una fiesta infantil, salir al súper, o simplemente una salida imprevista para ayudar a tu vecina con alguna necesidad.

Que las oportunidades de la vida nos encuentren con la actitud de ponernos el tipo de zapato que necesitemos para el momento. Dispuestas a subir una cumbre, madrugar para que rinda más el día, pasar varios días en el hospital, corriendo detrás de los hijos porque están jugando a las escondidas, ser la más elegante y guapa para tu hijo en el festival del día de madres.

Más que a los zapatos, es una metáfora para hablar de tu actitud.

2. En tu bolsa cabe todo un universo de posibilidades.

Lo necesario y a veces lo no tan necesario para salir de imprevistos todos los días. Como por ejemplo: Tu celular; ese sí para la gran mayoría no puede faltar (pero por favor no lo veas cada 3 minutos), un corta uñas, lipgloss, espejito, pomada de árnica, libretita para apuntes y con hojas desprendibles (siempre necesitamos anotar y dejar datos) pluma, cartera hasta el full (pero de tickets del súper acumulados, por ello es necesario hacer limpieza muy seguido) también un calcetín olvidado de la última fiesta que tu hijo dejó en el inflable, un carrito de tu hijo pequeño, toallitas húmedas y pañal, unas llaves de juguete que tu hija colocó sin que te dieras cuenta, una tablet o librito para colorear para mantener ocupado a tu hijo en esos momentos de espera en el doctor o fila del banco, un catálogo de cosméticos que una amiga te prestó hace un par de días y quieres encontrar un momento de paz para sentarte con calma y verlo.

La lista puede seguir y seguir y nunca terminar. Dependiendo de cada mamá, tu bolsa puede estar muy bien organizada y con lo necesario, o ser un caos y desorden. Revísala y checa en qué estado se encuentra y si lo ves necesario, reorganízala.

3. Conoces y sabes perfectamente el orden de prioridades de acuerdo a tu estado de vida como mamá/esposa.

Para estar al cien con los demás necesitas estar al cien contigo misma. Eso implica una buena alimentación, ejercicio, descanso y tiempo para ti. Nunca excederte con alguno de ellos, porque en vez de beneficiarte se desequilibra la balanza de prioridades y puede ser contraproducente para ti y no será posible una sana relación con los tuyos. Así que a darle una revisión a tus horarios para que contemples en él estas actividades que te mantendrán con un cuerpo, mente y alma en sano equilibrio.

4. Una mamá todo terreno, tiene tema de conversación.

Puede entablar temas de actualidad y de interés general. En los desayunos, reuniones, fiestas infantiles, fila del colegio, etc. Por lo general, los temas que hoy en día predominan entre las mamás son sobre dietas, moda, la importancia del físico, los hijos, enfermedades, remedios, crítica al colegio, la inseguridad, los defectos del padre de tus hijos.

Se más observadora y prudente, y si es necesario cambia el tema por otro que sea mejor para el bien común y de mayor provecho para todas. Procura que de hoy en adelante los temas de conversación entre tú y otras mamás sean en positivo, que motiven a ser mejores personas, a crecer, y eso sí, nunca converses para juzgar o hablar mal de los demás y mucho menos del padre de tus hijos, ese tema es sagrado.

5. Tu hogar es un lugar limpio y ordenado.

Desde que se abre la puerta de tu casa ese orden y limpieza se perciben. Mantén el orden sin caer en los extremos, recordemos que tenemos hijos pequeños que se están formando en el orden y en la limpieza, y si eso implica hacer adaptaciones en tu casa de acuerdo a la etapa de crecimiento, adelante, pon a volar tu imaginación y tus dotes de decoradora/ingeniera/arquitecta.

Te comparto que por un tiempo mi sala se convirtió en sala de juegos, ya que mis hijos estaban en una etapa que necesitaban un espacio para ellos y no contábamos con un cuarto extra, por lo cual, durante dos años ellos tuvieron su espacio adecuado y ahí aprendieron que también debían mantener ordenado y limpio.

Organiza sus closets de la manera que sea más práctico para ellos y para ti, el área de lavado, las medicinas, etc. Con los juguetes de tus hijos, cada año traten de compartir con los demás lo que ya no sea necesario, entre más juguetes menos creatividad y más desorden.

6. Tu hogar es un lugar seguro y de paz para los tuyos.

Para que reine la paz y la tranquilidad en tu casa, que cada día se grite menos y eviten a toda costa las discusiones innecesarias. Fomenten un trato cordial entre cónyuges, padres e hijos y entre hermanos.

7. Una Mamá todo terreno posee un nivel adecuado de Inteligencia Emocional.

Es imprescindible para que te desplaces sin contratiempos por la vida diaria. Hay que conocer y saber cómo se llaman las emociones, reconocerlas y canalizarlas. ¿Te conoces a fondo? ¿Sabes que temperamento tienes? ¿Estás trabajando en esa emoción atorada que tienes desde hace tiempo? El perdonar es sanar y liberarte de muchas cosas que te harán mucho bien.

Escribí este artículo desde el corazón, de la vivencia de los años, desde mi experiencia profesional como Lic. en Ciencias de la Familia, de casi 11 años de matrimonio, 6 hijos y como mamá dedicada al homeschooling.

No ha sido fácil la misión de ser madre, pero ha sido maravilloso, de mucho aprendizaje y muy gratificante. Creo que me hubiera ahorrado muchos contratiempos el haber leído una lista similar a ésta hace 11 años .

Recuerda que el mundo necesita de mamás todo terreno como tú.

Espero que te sirvan estos 7 consejos y si es así, compártelos.

No te pierdas el Especial del “Día de las Madres” que las #BloguerasMX tenemos para ti 😉

More in SER MUJER Y MADRE